10 cosas que nunca debes decirle a una mamá embarazada

10 cosas que nunca debes decirle a una mamá embarazada

El embarazo es una de las etapas más deseadas para algunas mujeres. Por más que creas que le estás haciendo un cumplido, ¡Cuidado!, podría ser considerada una ofensa.

  1. Casi se no se te nota: especialmente para las mamás primerizas, esto puede hacer que se preocupen mucho al creer que el embarazo no está avanzado como debería.
  2. ¡Parece que vas a reventar! ¿Estás segura de que no vas a tener gemelos?: es el comentario opuesto del primero, pero de la misma manera hace que la mujer sienta que algo anda mal y, en este caso, que ha aumentado demasiado de peso.
  3. ‘Disfruta ahora, que después no vas a poder. Aprovecha para dormir ahora, porque cuando nazca el bebé no podrás dormir tantas tiempo: seguramente a la embarazada ya le sucede, no duerme de corrido desde hace meses (gracias por recordárselo) entre levantarse al baño, padecer acidez, tener pesadillas o los movimientos del bebé es imposible lograr 8 horas de sueño seguidos.
  4. Son las hormonas: “estás así por tus hormonas” o "cómo se nota que tienes las hormonas revolucionadas", este comentario viniendo de tu pareja o de tus amigos no sienta bien. Es la frase perfecta si quieres hacerle creer que nadie le está haciendo caso y que no tiene ningún punto válido.
  5. No me gusta el nombre: “ese nombre me recuerda a una vecina que me caía mal, un perro, una tía antipática, etc.”. Bastante difícil es, a veces, ponerse de acuerdo en la elección de nombre como para que todo tú alrededor opine. Esas son tus connotaciones negativas y son irrelevantes.
  6. “Mi parto fue horrible” o “Mi prima estuvo 46 horas de parto y acabó en cesárea”: ¿Por qué cuando estás embarazada todo el mundo te cuenta las cosas malas de los partos de sus conocidos? Guarda tus historias espantosas para después porque de lo contrario sólo vas a lograr que se angustie aún más.
  7. ¿Ya estás incómoda? “Si estás incómoda ahora, en el último trimestre verás”: Este tipo de comentarios no traen nada positivo y solo van a hacer que se preocupe.
  8. ¿Fue planeado? Y si no lo fuera, ¿qué? ¿Estarías menos feliz por ello? Preguntas íntimas mejor obviarlas, es preferible dar la enhorabuena.
  9. ¿Otra vez de compras? ¿Por qué tenemos que seguir comprando ropa para el bebé?: en general, cuando se prepara la llegada del bebé se necesita aunque solo sea por asimilar la idea de ser madre, ‘preparar el nido’. Comprar estas cosas ayuda a la mujer a sentirse preparada, así que si ella quiere ir de compras por pequeñísimas o grandes cosas o un moño para el bebé, es fantástico acompañarla.
  10. ¿Estás llorando otra vez?: cuando se está embarazada se experimenta toda clase de cambios hormonales, así que si ella inexplicablemente se pone a llorar viendo la película de la televisión de nuevo es mejor no recalcarlo. Las emociones están a flor de piel y no hacen mal a nadie.