15 Ideas para jugar en casa con tus peques

15 Ideas para jugar en casa con tus peques

Hoy en día, los niños tienen una vida marcada por mil actividades organizadas: piscina, karate, pintura, piano… Para ellos, quedarse en casa una tarde, disfrutar de su espacio con mamá o una buena niñera, sin prisa y en pijama, puede ser fantástico.

No siempre es necesario salir de casa u organizar planes especiales para entretener a uno o más niños. Tampoco necesitamos gastar dinero llevando a nuestros hijos a caros espectáculos, parques de atracciones, organizar fiestas o tardes en casa con animadores para sus amigos. Los planes más caros no tienen porqué ser los más divertidos. 

A veces, una buena dosis de imaginación, buen humor y cosas sencillas que tengamos en casa, pueden convertirse en los mejores juegos para niños en casa. 

 

  1. La caja de disfraces

En una caja de cartón o en una cesta, mete todo lo que se pueda usar para hacer pequeños juegos de rol. Una vieja peluca de carnaval, una capa, un camisón, un sombrero, un par de gafas de plástico… Cualquier accesorio para disfrazarse será útil. 

 

  1. El juego de la decantación

Estos juegos para niños en casa no requieren comprar nada especial, los objetos que tengas normalmente a mano son más que suficientes. 

Para el juego de decantación son necesarios unos cuencos de plástico, garbanzos, pasta, lentejas y harina. Coloca todo en la mesa de la cocina. Dale al niño una taza o cuchara pequeña y anímalo a decantar los alimentos de un cuenco lleno a un recipiente vacío. Comienza por las piezas que sean más grandes (por ejemplo, la pasta) y termina con las más pequeñas. De este modo, el juego cada vez será más difícil.

 

  1. Adivina y encuentra

Se trata de un ejemplo típico de juego en casa para niños con el que, además de divertirse, adquirirán toda una serie de habilidades muy beneficiosas para su desarrollo cognitivo.

Algo tan sencillo como ocultar un objeto en la habitación: en un armario, dentro de un jarrón o en un estante. Después, el niño deberá encontrarlo haciéndote preguntas como “¿está debajo de la cama? ¿Está dentro del armario? ¿está cerca de la puerta? “.  Luego prueba a intercambiar los roles, algo que les encantará a tus hijos.