Aprende a decir “no”

Aprende a decir “no”

Decir “NO” a nuestros hijos es muy beneficiosos para ellos, les estamos ayudando a sentirse mucho más felices y seguros. Aunque resulte difícil de creer, un niño con límites claros y bien definidos es mucho más feliz que un niño que no sabe a qué atenerse y tiraniza a sus familiares para conseguir aquello que quiere. Los niños son muy hábiles emocionalmente, incluso en ocasiones más que los adultos, y saben perfectamente cómo deben comportarse para alterar emocionalmente a sus padres y finalmente conseguir aquello que tanto desean. 

 

Como todos sabemos, a ningún niño le gusta que sus padres le diga “NO”, por lo que al principio los niños no suelen aceptar los “No´s” gustosamente y hacen todo lo que está en sus manos para que sus progenitores terminen cediendo y cambiando el “NO” por un “SÍ”: gritan, lloran  pegan, tiran cosas, insultan, etc. Lo que suele suceder es que los padres terminan diciendo “SÍ” para que el niño deje de llorar y de tener ese comportamiento inadecuado. Muchos padres y madres consideran que si no ceden cuando su hijo llora es un acto cruel e incluso se sienten culpables por permitir que su hijo llore y no ceder ante sus exigencias. Pero, es justamente lo contrario, es un error porque el niño aprende que cada vez que quiera conseguir algo tan sólo tiene que llorar y portarse mal para que sus padres terminen finalmente satisfaciendo sus deseos y necesidades: ¡Se convierten en pequeños tiranos!