¡Ayuda! Mi bebé llora cuando lo subo a su autoasiento

¡Ayuda! Mi bebé llora cuando lo subo a su autoasiento

Todos sabemos que usar un autoasiento es algo indispensable para que nuestros pequeños viajen seguros, seguramente hemos leído varios artículos al respecto y escuchado historias sobre lo importante que es usarlos, pero también sabemos que en algunos casos lograr que los pequeños se sienten y disfruten en viaje en su autoasiento se puede convertir en todo un reto.

Antes de que te des por vencida y cedas antes la tentación de permitir que viaje en brazos o suelto te compartimos algunos consejos para lograr que los viajes en coche no se conviertan en algo estresante.

  1. SOBRE EL AUTOASIENTO: Asegúrate que el autoasiento esté bien instalado y no esté molestando o lastimando a tu bebé.
  • Tipo de autoasiento: Lo primero que debes verificar es que el autoasiento que estás utilizando sea el adecuado para las necesidades de tu bebé. Recuerda revisar los límites de peso y talla y la manera en la que debe de estar instalado.
  • Revisa la instalación: Asegúrate que el autoasiento esté bien instalado, que tenga el ángulo correcto (si está muy acostado o muy derecho para su edad puede estar incómodo y no ser seguro) y que los arneses salgan del punto adecuado. Revisa nuevamente tu manual para verificar este punto.
  • Revisa que no está muy apretado: recuerda que las correas/arneses no deben estar ni muy apretados ni muy flojos, para asegurarte que están bien ajustados intenta pellizcarlos, ajusta hasta que no sea posible pellizcarlos.
  • Revisa el soporte de la cabeza y cuerpo: puede ser que ya no lo necesite o que por el contrario, necesite un poco más de soporte en su cabeza. Si tu autoasiento no cuenta con soporte para cabeza y notas que no tiene donde recargarla, enrolla unas toallas delgadas y ponlas a los lados, sin que interfieran con los arneses.
  • Revisa la temperatura: verifica que no haga ni mucho calor ni mucho frío, que el lugar donde está instalado el autoasiento tenga una temperatura cómoda y no le pegue el sol directo. De ser necesario, instálalo en otro lugar o cubre las ventanas con algún material ligero para que no le pegue el sol.
  1. ENTRETEMIENTO: Prueba sentándote atrás para hacerle compañía mientras viajan, intenta jugar, platicarle e incluso cantar; si por el contrario siempre tiene compañía en la parte de atrás, intenta dejarlo solo. Si eliges darle juguetes para que se distraiga, procura elegir aquellos de materiales blandos. Otra opción es poner música, no tiene que ser música para bebés, prueba con diferentes ritmos. Si ya es más grande, platica con él durante el viaje, muéstrale lo que está afuera del coche para que vaya viendo.
  2. PLANEA PARADAS: si vas a hacer un viaje largo asegúrate de planear algunas paradas, tanto tu bebé como los demás pasajeros se beneficiarán de bajar del vehículo en el trayecto.

Puedes intentar también cambiado parte de tu rutina, como darle de comer algo antes de empezar el viaje o por el contrario no darle, asegúrate que tenga el pañal limpio (si aún usa) o que vaya al baño antes de salir.

Si bien no existe una receta que te asegure que de un momento a otro disfrutará los viajes en coche, recuerda que es una etapa que pasará. Ten en cuenta que conforme los bebés crecen comienzan a descubrir que tienen la capacidad de moverse y alcanzar las cosas que quieren, por lo que dejarlos sentados en un asiento y amarrados puede resultarles frustrante.

Cada niño es diferente, así que no te preocupes si escuchas que los hijos de otras personas aman viajar en su autoasiento o si el tuyo antes lo disfrutaba y ahora lo odia. Lo más importante es mantener la calma, recuerda que tú eres la que decides qué tan seguro quieres que viaje tu pequeño. Existen cosas que por más que nuestros hijos nos las pidan no se las daremos porque son peligrosas, bajarlos de su autoasiento es una de ellas.

¿A ti qué te ha funcionado?

Construyamos juntos una infancia más segura.

Psic. Alma Cruz-Bañares

Especialista en seguridad infantil