Cómo aliviar el dolor de espalda en el embarazo

Cómo aliviar el dolor de espalda en el embarazo

Después de la semana 20 del embarazo (entre el quinto y sexto mes), los ‘males’ comienzan a hacer de las suyas, y esos dolorcitos que sentían ahora están presentes con mayor frecuencia debido a que el bebé ya pesa cerca de 300 gr. y sus órganos ya están formados.

 

Un punto del cuerpo muy sensible es la espalda pues la curvatura lumbar irá aumentando, pues recuerda que en ella y la pelvis se apoya la mayor parte del peso de tu bebé, es por ello que te recomendamos lo siguiente:

 

Comienza con la natación

Para eliminar la presión de la espalda, lo mejor es la natación, pues además de de tonificar los músculos de piernas, brazos y espalda, la gravedad hace que estés suspendido en el agua sin que peses, y esto le da a tu cuerpo mayor relajación.

*TIP: Recuerda mantenerte hidratada antes y durante el ejercicio..

 

Prueba con la faja

Sí, tal vez sean lo menos sexy que te puedas imaginar, pero esta prenda da un apoyo exterior para sostener el vientre y de esta forma la pelvis y la espalda baja no se tensarán tanto. Hay de diferentes materiales debido al tipo de soporte que prefieras, pero fíjate en siempre elegir una tela porosa que deje que el aire circule.

TIP: Si trabajas o andas en la calle, es un accesorio que no puedes olvidar. Eso hará la diferencia en tu día.

 

Terapia de frío y calor

Los fisioterapeutas no se cansan de decirlo: esta terapia ayuda a quitar la tensión si el dolor ya es muy agudo. Coloca hielo en una bolsa y envuélvelo con una toalla para colocarlo en la espalda por 15 minutos. Después de ello, usa el calor para mejorar la circulación y acabar con los dolores: coloca 2 tazas de arroz en un calcetín de algodón y ciérralo. Ponlo en el microondas por 60 segundos y colócalo en la zona que genera el dolor.

TIP: Pide a tu pareja que te apoye con todo lo necesario para que tu terapia tenga mejores resultados

 

Usa un cojín especial para dormir

La mayoría de las embarazadas duermen de lado y esa posición hace que la columna no tenga apoyo, lo que provoca un desgaste físico y dolor que puede ir de leve a agudo. Para evitar esto, usa un cojín de embarazo o dobla una toalla a lo largo y colócala de forma perpendicular a tu cuerpo de la cintura al cuello y usa una almohada entre las rodillas, de esa forma bajará la tensión en la pelvis y en la espalda baja.

TIP: Elige un colchón firme y ármate una rutina relajante antes de ir a la cama 

¿Lo ves? No tienes por qué padecer un dolor incesante. Se trata de tener pequeños cambios en tu día a día, y con el tiempo notarás la diferencia.