Cómo bañar a un recién nacido

Cómo bañar a un recién nacido

Bañar a un recién nacido es uno de los más grandes miedos de una mamá primeriza, pero tranquila, no es tan complicado de lo que parece.

 

Lo principal es escoger la bañera ideal, dependiendo la que se adapte a tus necesidades. Puede ser de caballete que normalmente cuenta con más comodidades y la altura exacta para que no tengas que estarte agachando o solo la tina. En www.prinsel.com contamos con ambas para que puedas elegir la que más te guste.

 

La temperatura ideal del agua para bañarlos es de los 35 a los 37 grado, que es la temperatura en la que normalmente se encuentra el cuerpo humano.

Ten todo lo que necesitas a la mano para que no se te complique el baño.

 

Algo que da mucho miedo es agarrar al bebé para poder bañarlo, pero te acostumbrarás en poco tiempo. El truco esta en apoyar al bebé en el hueco del brazo izquierdo (si eres zurdo del derecho) y no soltarlo hasta que se sienta segur@ en la bañera, si es su primer baño probablemente llore, pero con el paso del tiempo se irá acostumbrando y lo comenzará a disfrutar.

 

Primero, debes lavar la cabeza del bebé, manteniéndolo en posición horizontal y con su cabeza apoyada en el hueco de nuestro brazo. Le enjabonaremos la cabeza con mucha delicadeza

Para lavarle la espalda, cogeremos al niño por la parte exterior de su hombro, pasando nuestro brazo por delante de su pecho. El niño se sentirá protegido. Después, sacaremos al niño de la bañera con mucho cuidado, y lo tumbamos boca arriba, encima de una toalla que ya tengamos preparada, y lo cubrimos bien para que no coja frío.

 

El baño no puede durar más de 5 minutos, con el paso del tiempo se irá alargando.

 

arriba
Añadido al carrito:
No se pudo agregar al carrito :
¡Producto añadido correctamente a la Lista de Deseos!