Cómo cuidar el cabello del bebé

Cómo cuidar el cabello del bebé

Los especialistas determinan que lo niños desarrollan los folículos del pelo durante el sexto mes dentro del útero. De hecho, muchas mamás pueden apreciar durante la ecografía el crecimiento del cabello de sus hijos.

Al nacer, la cabeza del bebé está cubierta por una especie de pelusa que se va cayendo para ser reemplazada por un pelo definitivo, con mayor textura y más fuerte; por lo tanto, no es necesario cortárselo en los primeros meses.

Pedro Duarte, pediatra infantil, sostiene que “el pelo abundante o escaso es una cuestión que viene grabada genéticamente”, y afirma que “el número de pelos que usted tiene es el número que pelos que siempre va a tener”. Por lo tanto, una medida muy frecuente es afeitar la cabeza del pequeño para que salga más pelo.

Sin embargo, el doctor Duarte añade: “Pueda que le salga más grueso, pero lo puede rapar 40 veces y no le va a salir ni un pelo más”. Muchos expertos en el cuidado capilar, por su parte, afirman que no hay evidencia de que el cabello crezca con mayor volumen, sino que crece más rápido.

Cada bebé es diferente y esa es la razón por la cual unos nacen con mucho pelo, otros con poco y algunos casi calvos. Los niños de pelo oscuro por lo general tienen una cabellera abundante, mientras los rubios tienen menos y más delgado.

Sea cual sea el caso de su hijo, es importante que durante el primer año de vida le mantenga la cabeza limpia para estimular de manera saludable el crecimiento de cabello. Cuando se trata de un recién nacido, expertos del Children’s Hospital, de California, recomiendan utilizar un poquito de champú y frotarlo suave en la cabeza del bebé, luego enjuagarle el cabello bajo el grifo a poca presión y agua tibia, evitando siempre que le caiga en la cara.

Encuentra el momento ideal para cortar el pelo del niño; después del baño, por ejemplo, el bebé está más relajado. Se pueden emparejar algunos mechones que estén largos y el flequillo para que no entre en sus ojos. Si lo prefiere, rápelo totalmente, pero esto no implica que le salga el pelo diferente. Sin embargo, es recomendable hacerlo cuando el niño presenta alguna dermatitis o alergia.