¿Cómo es un parto por cesárea?

¿Cómo es un parto por cesárea?

La cesárea es siempre el último recurso cuando, por algún problema, es imposible llevar a cabo un parto vaginal. El parto por cesárea consiste en hacer un corte o una incisión en el abdomen y en el útero para facilitar la salida del bebé. Normalmente, las cesáreas se realizan en un quirófano especial para este tipo de intervención, y suelen obedecer a los siguientes procedimientos: 


- Aplicación de la anestesia general o local (epidural o espinal), dependiendo de la urgencia. La epidural te hará estar anestesiada desde tu cintura hasta los pies.

- Colocación de un tubo delgado llamado catéter en la vejiga para drenar la orina durante la cirugía.

- Introducción de una aguja en una vena de la mano o brazo para administrarte líquidos durante la operación y medicamentos en caso de que sea necesario.

- Afeitado y lavado del abdomen.

- Corte o incisión horizontal por encima del hueso púbico, después de que se observe que estás anestesiada. A veces, se necesita un corte vertical; dependerá de la posición del bebé o de la placenta.

- Incisión en la pared del útero.

- Extracción del bebé del saco amniótico.

- Separación y retirada de la placenta.

- Cierre de las incisiones. Normalmente, el proceso de parto por cesárea dura entre 45 minutos y una hora.

Si la madre evoluciona bien puede tener a su bebé en los brazos ya en la sala de parto. La recuperación es más lenta que si fuera un parto vaginal. Puede que tenga que pasar unos dos o tres días en el hospital, y luego descansar en casa de cuatro a seis semanas.

Es importante tener en cuenta que una cesárea es cirugía mayor y sólo debe realizarse cuando la salud de la madre o del bebé corre peligro. No debe recurrirse a esta opción por conveniencia del médico o de los padres ni por ningún otro motivo que no sea de índole médica.

 

Fuente: https://www.guiainfantil.com/salud/embarazo/partos/cesarea.htm