Cómo estar cómoda en el trabajo durante el embarazo

Cómo estar cómoda en el trabajo durante el embarazo

El rol de la mamá profesionista es cada vez más común y aunque quieras seguir tu vida normal en la oficina, debes hacer ajustes que te harán sentir más cómoda y ayudarán a que no llegues al final del día tan agotada.

 

  1. Eleva las rodillas

Lleva un banco pequeño para mantener un ángulo de 90 grados en las piernas, esto ayudará a disminuir la presión y a que la circulación sanguínea mejore.

 

  1. Sube tu computadora a la altura de los ojos

Evita jorobarte o tener una postura incorrecta que afecte tu espalda. Por ello, debes colocar una base pequeña a tu computadora, puedes ayudarte de alguna caja vacía o libros.

 

  1. Sigue la regla 5x2

Por cada 2 horas que estés sentada trabajando, deberás levantarte al menos 5 minutos para caminar y mantener una circulación sanguínea correcta. Puedes aprovechar ese tiempo en tener juntas de pie, o revisar pendientes con otras áreas con las que trabajes.

 

  1. Respira profundamente

La respiración ayuda a oxigenar tus pulmones y a tu bebé, purifica y da tranquilidad. En momentos críticos en la oficina, lo mejor será tomar un respiro para aclarar tus ideas. No entres en polémica, sé paciente… el estrés no ayuda al embarazo.

 

La forma de arreglarte para la oficina no deberá cambiar, es decir, tienes que hacer ajustes mínimos pero mantén tu buen look, recuerda que el embarazo nada tiene que ver con que te veas desarreglada. Sólo sigue estas recomendaciones:

 

  • Cambia de zapatos: Los estiletos no van con el embarazo debido al riesgo que corres de tener una caída. Usa flats o reduce tu tacón y revisa que la suela sea antiderrapante.
  • Guarda la ropa ajustada: Aunque quieras seguir poniéndote tus pantalones y faldas favoritas, hay que evitar que te queden justas a la altura del abdomen.
  • Revisa la presión de medias: si usas medias o calcetines, checa que no te ajusten demasiado pues con la retención de líquidos conforme avanza el embarazo, las piernas se inflaman y la presión innecesaria podría afectarte.