Cómo hacer que tu hijo duerma temprano

Cómo hacer que tu hijo duerma temprano

Si eres de los papás que dejan que su hijo vaya a la cama después de las 10 de la noche, te tenemos una mala noticia, lo estás haciendo mal. A continuación te damos una serie de tips que te explicarán cómo hacer que tu hijo duerma temprano.

 

De acuerdo con especialistas, un niño de 5 años debe dormir aproximadamente 11 horas continuas. De no hacerlo, su etapa de crecimiento puede verse afectada, ya que la Hormona de Crecimiento hace mejor su función cuando un niño entra en la fase profunda de sueño.

 

Además, si tu hijo no duerme bien también puede verse afectado su rendimiento escolar y su estado de ánimo, según la Asociación Española de Pediatría.

  

  1. Establece una hora para ir a la cama. Para que sea más fácil que tu hijo comience a dormir a cierta hora de la noche, es importante establecerla junto con papá para que antes de ello puedan hacer ciertas actividades que le ayudarán a hacerse una rutina, por ejemplo, cenar, bañarse, cepillarse los dientes y leer un cuento.

 

  1. Cero tabletas, celulares y videojuegos después de las 6 pm. La luz que emiten estos aparatos tecnológicos estimulan mucho su cerebro, por lo que dejarlo que juegue hasta tarde con alguno de ellos impedirá que tu hijo siga naturalmente su ciclo de sueño.

 

  1. Evita los dulces. No le des dulces o chocolates a tu hijo después de la hora de la comida si es que quieres que vaya a la cama temprano y no hasta media noche.

 

  1. Enséñalo a dormir solo. Está bien seguir una rutina como la que te explicamos anteriormente, sin embargo, tu hijo debe entender que no puedes leerle más de dos cuentos. Poco a poco dale la seguridad de que mientras él comienza dormir, tú estás en el siguiente cuarto haciendo otras actividades.

 

  1. De vez en cuando puede dormir tarde. Quizá un día se encuentre tan inspirado dibujando o quiere seguir a tu lado mientras terminas de hacer tus pendientes. En estos casos, puedes permitirle de vez en cuando modificar un poco su hora de ir a la cama, pero sin que esto se haga una costumbre.