¿Cómo ser padres pero sin dejar de ser pareja?

¿Cómo ser padres pero sin dejar de ser pareja?

Con la llegada de los hijos en una pareja, se evidencia un cambio físico muy importante, que trae consigo la perdida de la intimidad en la pareja, reducción de las ocasiones de realizar una escapada romántica o una cena de dos, se ven reducidas también las actividades placenteras o hobbies ya sean de forma individual o en pareja y se tiende a pasar menos tiempo con las amistades.

 

El rol de padre y el rol de madre. El problema surge cuando no se cuida y mima a la pareja, cuando no desempeñamos correctamente este rol de pareja, ya que éste pasa a ocupar un segundo plano y es fácilmente descuidado.

El rol de ser padres absorbe mucha energía y vitalidad ya que requiere una gran organización de la nueva dinámica familiar. Esta energía tiene que repartirse y de manera injusta el rol de pareja no recibe la atención que precisa.

 

El ser humano por naturaleza está preparado para funcionar bajo múltiples roles, el problema se debe a que bajo el acontecimiento de ser padres, la vida de éstos da un vuelco, en cuanto a rutinas, responsabilidades, entre otros aspectos, pero también se debe a que el nuevo rol debe aprenderse día a día ya que nadie nace sabiendo ser padre o madre. Por ese motivo es natural que empleemos la mayor parte de nuestras energías en aprender y esforzarnos para hacerlo bien.

 

Para cuidar el rol de pareja, lo mejor es empezar por pequeños detalles, cosas del día a día como dar los buenos días a tu pareja de forma cariñosa, dar importancia al tiempo que pasan  juntos, dedicando tiempo de calidad (ya que no se trata de la cantidad), piropearse, decir palabras bonitas al hablarle, palabras de cariño, de agradecimiento, tener gestos de complicidad, de ternura, exteriorizar todo aquello que sientes, que el cansancio no gane la batalla.

 

arriba
Añadido al carrito:
No se pudo agregar al carrito :
¡Producto añadido correctamente a la Lista de Deseos!