Consejos para las mamás con hijos alérgicos al polen

Consejos para las mamás con hijos alérgicos al polen

La alergia al polen es la reacción que tienen algunos organismos frente a estos granos microscópicos que se encuentran en las flores de las plantas. Esto ocurre cuando las plantas llevan a cabo la polinización. Esta se intensifica los días secos y calurosos, ya que, si llueve, el agua disuelve los pólenes.

Como en los adultos, en los niños los síntomas pueden ser confundidos con un constipado, aunque se pueden diferenciar por la duración que tienen y teniendo en cuenta que, si estamos en primavera y creemos que en constipado del niño se excede en el tiempo posiblemente sea alergia al polen.

Esta alergia no suele darse en recién nacidos pues el niño ha de tener primero un contacto directo con estos pólenes para que su organismo los identifique como malignos y empiecen a verse los síntomas. En el caso de que al menos uno de los padres sea alérgico, es probable que el hijo pueda llegar a serlo.

Para que tus peques puedan pasar mejor la fase de polinización, sería importante que sigas los siguientes consejos para evitar su contacto con el polen.

  1. Mantén las ventanas de tu casa cerradas para que el polen no pueda entrar. La hora idónea para poder ventilar la casa sería a partir de las 10 de la mañana y volviéndolas a cerrar antes de la tarde.
  2. Evita que entren en contacto con el césped durante el medio día, y la primera hora de la mañana.
  3. No seques la ropa en el exterior. En el caso de que haga calor y haya una alta polinización, los pólenes pueden quedarse impregnados en todo aquello que tiendas y luego esos tejidos van a entrar en contacto con tus pequeños.
arriba
Añadido al carrito:
No se pudo agregar al carrito :
¡Producto añadido correctamente a la Lista de Deseos!