Consejos para las mamis que trabajan

Consejos para las mamis que trabajan

Hoy en día las mamás tienen un montón de responsabilidades, y más aún si son madres que trabajan fuera de casa. Si es tu caso, seguramente estarás familiarizada con esta rutina matutina: despertar a los niños, vestirlos, preparar el desayuno mientras te arreglas para ir al trabajo, checar que nadie olvide nada, llevar a los niños a la escuela y, finalmente, llegar a la oficina para pasar 8 horas preocupada porque alguna de estas cosas no se pudo hacer perfectamente. No hay escapatoria, ser una mamá moderna es un reto. Entonces, la cuestión es: ¿cómo balancear la vida familiar y la vida laboral y ser feliz al mismo tiempo?

Organízate
Empieza por cosas pequeñas: por ejemplo, intenta tener todo lo que necesites en la mañana listo la noche anterior, como la ropa de los niños y el desayuno. Con esto no sólo llegarás más relajada al trabajo, sino que tendrás tiempo para hacer otras cosas, como prepararte tu café de la mañana sin correr. Luego, cuando ya tengas esto bajo control, puedes realizar un calendario con las actividades de la semana, en donde planees tu tiempo con tus hijos y tu pareja.

Libérate de la culpa

A veces las cosas no parecen avanzar; estás más atrasada con los pendientes de la oficina que tus compañeras de trabajo y casi no ves a tus hijos. Está bien. Sabemos que haces tu mejor esfuerzo. Constantemente somos bombardeados con imágenes e ideas de lo que una madre perfecta debe hacer. El problema es que nadie es perfecto. Debemos quitarnos de la cabeza esa idea de perfección y aceptar que a veces las cosas no salen como uno espera y que eso es normal.

Delega responsabilidades

Una de las cosas que más estrés puede ocasionar en una madre trabajadora es buscar ayuda. ¡Así es! Muchas se quedan calladas, no dicen nada a su pareja y no tienen el valor de contratar una niñera o dejar a los niños en la guardería. Pero es importante comunicar tus necesidades, sobre todo a tu pareja, para poder repartir las tareas del hogar y que no se vuelvan abrumadoras.

Mantente en contacto

Aunque no siempre podrás estar con tus hijos, es importante que mantengan una comunicación abierta. Háblales por el celular para preguntarles cómo están o cómo les fue en su día, y hazles saber que siempre pueden llamarte cuando lo necesiten. Esto demostrará que tienes interés por su bienestar y que no estás ausente por capricho, sino por ellos. Involúcrate en sus actividades en la medida de lo posible, pero no desesperes si no puedes llegar a sus eventos todo el tiempo.