Cosas que cambian cuando te conviertes en mamá

Cosas que cambian cuando te conviertes en mamá

Cuando estás embarazada hay cosas que no te cuentan, hay cosas que cambian cuando te conviertes en mamá sin marcha atrás. Ser madre es algo maravilloso y cualquier mujer que tenga la suerte de serlo y de amar a sus hijos por encima de todo, sabrá que la vida no es la misma ni lo será jamás a antes de serlo.

Ya no giran las cosas en torno a ti

Si eres madre, el egoísmo no puede ser algo que vaya contigo, porque las cosas dejan de girar en torno a ti, la vida pasada donde sólo tú importabas en tu vida queda casi difuminada. Nunca más podrás ponerte en primer lugar cuando se toman decisiones o cuando hay cambios importantes en tu vida. Ahora, tu hijo (o hijos) serán la prioridad ante todas las decisiones que debas tomar, si a ellos no les hace bien, simplemente será una mala opción.

No saldrás tanto como antes

Es posible que si eres madre recuerdes las noches de chicas o de amigos de forma diferente a cómo son ahora. Antes te quedabas hasta tarde sin preocupaciones. Ahora, aunque dejes a tus hijos con la niñera o con los abuelos, siempre tendrás un toque de queda porque deberás estar bien para atender a tu hijo al día siguiente. 

Tu visión de la diversión cambia

Quizá antes te divirtiera salir de fiesta, escalar en la montaña o realizar cosas que sólo a ti te gustaban. Ahora tu diversión es hacer cosas en familia, los abrazos, los besos y todo el cariño y el amor que se puede construir cada día estando juntos. Los planes en familia son los mejores planes, sin lugar a dudas.

Te sorprendes de la paciencia que tienes

Quizá la paciencia no era una virtud en tu personalidad, pero cuando eres madres debes trabajar en ella para que tus hijos puedan crecer con una personalidad equilibrada y con buena salud emocional. La paciencia no sólo será con tus hijos, tendrás más paciencia en todo: en tu futuro, con las personas, con las cosas que suceden, etc.

Las pequeñas cosas son las más importantes

Las pequeñas son las más importantes y te tomarás tu tiempo para conseguir lo que te propongas. Las cosas materiales ya dejarán de ser importantes en tu vida y comenzarán a ser los momentos. El dinero tendrá otro valor para ti, y las prioridades también.