Crisis del final del día en tu bebé

Crisis del final del día en tu bebé

Si tienes a un bebé recién nacido te aconsejamos seguir leyendo lo siguiente para que no termines súper estresada por la crisis del final del día.

Seguramente piensas que llegada la noche y después de haberlo bañado, alimentado y cambiado, tu hijo está listo para ir a dormir, y ruegas que pronto comience a tener sueños cada vez más largos que te permitan descansar casi toda la noche.

Sin embargo, en lugar de dormir y estar tranquilo, comienza a llorar por un periodo largo de 2 a 3 horas y te es imposible hacer que pare.

A este lapso de lloriqueos se le conoce como la crisis del final del día, pues es justo cuando casi al anochecer tu bebé suele manifestarse de esta forma para "desahogarse", de todos los estímulos que recibió durante el día. Pero, ¡tranquila! La buena noticia es que esto suele desaparecer a partir del tercer mes de vida.

Qué hacer durante la crisis del final del día en tu bebé

1. Déjalo llorar
2. No quieras hacer que pare rápidamente. Tu bebé puede sentir tu preocupación y ansiedad al intentar calmarlo, por lo que lo único que ocasionarás es que se inquiete más.
3. Muchas veces, papá es quien resulta ser mejor para tranquilizar al bebé. Pídele que te ayude.
4. Dejarlo llorar 5 minutos puede ser una opción, ya que según expertos, tu hijo puede también desarrollar la habilidad de tranquilizarse por sí mismo.
5. Este proceso es muy normal. No pienses que no eres una buena madre por no poder tranquilizarlo.