Cuida tu cabello después del embarazo

Cuida tu cabello después del embarazo

¿Por qué se pierde tanto cabello?

Durante el embarazo solemos tener un exceso de estrógenos, algo que en algunas melenas sienta fatal por el aumento de grasa, pero en otras se traslada en un cabello brillante, bonito y abundante que parece estar mejor que nunca. ¿Qué pasa después de dar a luz? Los estrógenos y progestágenos disminuyen, al igual que la producción de queratina (proteína que conforma la mayor parte del pelo) y esto afecta al fóculo piloso que se debilita, dando lugar a la caída del cabello. Si a esto le unimos el estrés, los cambios hormonales o la reducción del flujo vascular hacia el cuero cabelludo, es normal que cuando pasemos el cepillo para peinarnos se nos quede llenos de pelos que nos dicen adiós.

Si no queremos empeorar la situación es mejor evitar durante una temporada los recogidos demasiados estirados o las trenzas apretadas, así como el uso de planchas o secadores con el aire demasiado caliente. Si no queda más remedio, podemos usar la opción de aire templado. Tintes, alisados u otros procedimientos químicos quedan totalmente descartados durante estos meses. Para lavarlo lo más indicado es un champú suave, con un ph cercano a 5, porque aunque también hay champús específicos anticaída, no todos son recomendables para el postparto, así que ante la duda es mejor prevenir y elegir uno suave, apto para uso diario.

Como hemos comentado antes, el estado emocional también influye en la salud del cabello, así que ante todo es primordial tomarse todo (incluída la pérdida de cabello) con calma. Practicar la respiración profunda o un poco de yoga seguro que te ayuda. La parte que vemos de nuestro cabello es la que se conoce como “muerta” porque ha dejado de recibir sangre. La parte viva del pelo (fóculo piloso) se encuentra bajo el cuero cabelludo y se nutre de la corriente sanguínea a través de los vasos capilares.

Teniendo esto en cuenta, es fácil deducir que una buena alimentación puede hacer mucho más por nuestro pelo que los productos que utilicemos por fuera, sobre todo si es rica en Vitaminas del Grupo B presentes en la levadura de cerveza, el germen de trigo, la soja, los brotes de alfalfa, los cereales integrales, las nueces, las semillas, el aguacate, el tomate, las legumbres, las papas y el brócoli.