Cuidado para un embaraza pre natal

Cuidado para un embaraza pre natal

El adecuado control prenatal es el principal elemento que puede contribuir a evitar algunas causas que provocan el nacimiento prematuro de un bebé. La integración entre los padres y el grupo de profesionales, formando un verdadero equipo de seguimiento del embarazo, será un factor importante para cumplir con este control como la comunicación fluída entre sus miembros.

El embarazo no es una enfermedad. Es un momento maravilloso que la madre puede vivir de manera muy placentera. Para llevarlo adelante bien, requiere de controles médicos regulares y cuidados adecuados. Aún así podría ocurrir que el embarazo presentase dificultades que debieran ser atendidas. En estos casos el equipo médico indicará tratamientos preventivos para atenuar los posibles efectos de estas dificultades.

Aún llevando a cabo correctamente la indicaciones médicas, es posible, que de todas maneras, se produzca un parto prematuro. Aproximadamente en la Argentina el 10% de los partos ocurren antes de completarse la gestación... es decir antes de la semana 37 y muchas veces con un peso inferior a 2500gs.

Los avances tecnológicos y médicos han mejorado significativamente la sobrevida de los bebés que nacen prematuramente, pero no siempre se puede evitar que estos niños padezcan graves problemas inmediatamente al nacer o para el resto de su vida.

La mujer misma puede detectar por medio de observaciones y exámenes tempranamente posibles signos de un parto prematuro.

La causa principal de un parto prematuro es una infección en la vagina, que en general no es percibida por la embarazada.

La infección puede subir hasta el útero, puede provocar contracciones e incluso una ruptura de membranas, puede alterar el cuello uterino, hasta llegar a un parto antes de tiempo, con o sin infección del niño. Si se detecta la infección vaginal a tiempo, hay manera de tratarla con medicamentos y en muchos casos se puede evitar un parto prematuro u otras complicaciones del embarazo.

Durante el embarazo, por cambios hormonales la vagina es más susceptible a infecciones.

Un ambiente cálido y húmedo sin contacto con el aire, favorece el crecimiento de hongos. No se recomienda el uso de ropa que se adhiera a la piel y de materiales sintéticos. Hay que lavar la parte externa del genital con una loción suave sin jabones y después secar bien. La alimentación es recomendable que sea sana, le dé un aporte suficiente para el bebé y que refuerce al mismo tiempo el sistema de protección propio del organismo.

Los alimentos de primera línea que se deben considerar son: leche y productos lácteos, alimento integral, frutas, verduras, legumbres, carnes sin grasa y pescado. Las dietas ricas en hidratos de carbono favorecen el crecimiento de hongos.

Se debe evitar el estrés, los ejercicios duros y los sobre esfuerzos mentales. Los ejercicios moderados como caminar o nadar son recomendables para bajar tensiones.