El embarazo y las mascotas

El embarazo y las mascotas

En muchos hogares las mascotas se consideran familia. Los animales pueden brindar diversión y alegría a la dinámica familiar. Pero las embarazadas deben tener cuidado sobre los tipos de animales de la casa y, en particular, qué hacer durante el embarazo.

Perros 
No hay motivos por los que su perro deba dejar de ser parte de la familia si está embarazada. Tome estas medidas extra durante el embarazo:

  • Asegúrese de que el perro no le salte sobre la pancita cuando esté sentada o acostada.
  • Si su cachorro adoptó malos hábitos, como morder o saltar encima de la gente, aproveche estos momentos para enseñarle buenos modales antes de la llegada del bebé.
  • Antes de traer al bebé a la casa, cerciórese de que todas las vacunas del perro estén al día.
  • Si usted y su perro tienen una relación afectiva muy estrecha, pídale a su pareja o a otro familiar que pase más tiempo con el perro.

Gatos 
Los gatos son otra mascota ideal para la familia. Sin embargo, las embarazadas deben tener cuidado con la toxoplasmosis al atender a su gato. Muchas personas que contraen la toxoplasmosis jamás tienen síntomas. Pero esta enfermedad puede ocasionar complicaciones graves durante el embarazo, como defectos de nacimiento o incluso un aborto espontáneo. Si la embarazada se contagia la toxoplasmosis por primera vez justo antes o durante el embarazo, tiene 1 de 2 probabilidades de transmitirle la enfermedad a su bebé. Las embarazadas pueden reducir la probabilidad de contagiarse la toxoplasmosis al seguir estos pasos:

  • Pedirle a un familiar, siempre que no sea una mujer embarazada, que limpie la arena sanitaria del gato todos los días.
  • Mantener a los gatos adentro de la casa.
  • No acercarse a los gatos de la calle.
  • Lavarse las manos minuciosamente con agua corriente y jabón después de tener contacto con los excrementos del gato o después de trabajar en el jardín.
  • Tapar los cajones de arena de juego de los niños para que los gatos no los usen como arena sanitaria.
  • Evitar carnes poco cocidas.
  • Lavar minuciosamente los utensilios y mesones de la cocina.