¿Es cierto que los autoasientos tienen fecha de caducidad?

¿Es cierto que los autoasientos tienen fecha de caducidad?

Todos sabemos que muchos de los productos que usamos o consumimos tienen una fecha de caducidad. No importa si los hemos usado mucho o poco tiempo, las cosas dejan de servir con el paso del tiempo, nada dura para siempre. Entre todos los productos que  tienen una fecha de caducidad se encuentran los autoasientos (infantiles, convertibles o boosters). ¿Te sorprende? Los autoasientos fueron creados con el objetivo de proteger a nuestros pequeños y para lograrlo necesitan estar en perfectas condiciones.

Ten en cuenta que aunque a simple vista un autoasiento se vea en perfectas condiciones, una vez que llega su fecha de caducidad, no se debe volver a utilizar. No se trata de una estrategia de mercadotecnia de las marcas donde se estén creando consumibles de corto tiempo para incentivar la compra continua, se trata de SEGURIDAD.

Existen dos razones principales por las que bajo ninguna circunstancia debemos usar un autoasiento caduco.

  1. Los materiales se desgastan: El plástico es el material principal del que están hechos los autoasientos. Todos sabemos que el plástico, a pesar de ser muy resistente, se desgasta, se fisura y se puede romper con el paso del tiempo; esto es normal, el tiempo, las temperaturas, su uso y los rayos del sol van poco a poco desgastando las partes de nuestro autoasiento. Recuerda que en el caso de un accidente la fuerza que debe absorber un autoasiento es muy grande por lo que necesitamos estar seguros que todos los materiales se encuentran en perfectas condiciones para soportarlo.
  2. Avances de tecnología: Cada año las marcas se esfuerzan por desarrollar tecnologías nuevas que permitan incrementar la protección de nuestros pequeños en el caso de un accidente. Lo que se consideraba más seguro hace 10 años, con certeza no es lo más seguro actualmente. Recuerda que los estándares de seguridad van evolucionando conforme la tecnología avanza.

Queremos asegurarnos de que nuestros pequeños viajen lo más seguros posibles, usar correctamente un asientoasiento nos garantiza protección en el caso de un siniestro, no reduzcamos la probabilidad de que cumpla su objetivo usando uno caduco.

¿Cómo sé si mi autoasiento ya caducó?

Cada autoasiento es diferente por lo que su tiempo de vida cambia. No existe una regla que aplique para todos, depende de la marca e incluso del modelo.

Todos los autoasientos tienen una fecha de caducidad. Para conocerla busca una estampa o grabado a los lados, en la parte de abajo, atrás o en la ficha de registro. Puede ser que diga “no usar después de XXX” o bien que diga la fecha en la que lo fabricaron y tú debas de hacer el cálculo de cuándo caduca, en este caso dentro del manual puedes verificar cuántos años de vida tiene el modelo. En caso de que no encuentres esta información comunícate con la marca para que te apoyen. Asegúrate de compartirles el número de modelo (debe de venir también en el asiento o en el manual) para que te puedan brindar la información correcta. Haz uso de las redes social o  direcciones de correos electrónicos disponibles en la red para comunicarte con ellos.

¿Cuenta a partir de que lo compro?

Muchas veces creemos que al comprar un producto nuevo estamos obteniendo todos los años de su vida útil y no siempre es así. Recuerda que la caducidad se determina a partir de la fecha de fabricación, no a partir de la fecha en la que lo compraste. Cuando adquieras un autoasiento nuevo fíjate siempre cuánto tiempo de vida restante tiene, de esta manera te asegurarás que lo que estás comprando te va a servir el tiempo que esperas. A veces existen productos con un gran descuento (en tiendas físicas o en internet)  que pueden parecer una ganga, sin embargo, algunas de estas veces los rebajan porque fueron fabricados hace varios años y su vida útil disminuyó considerablemente. Verifica cuando caduca antes de adquirirlo para que no te lleves una sorpresa.

¿Qué hago si mi autoasiento ya caducó?

Si ya te diste cuenta que tu autoasiento ya caducó, ya sea por la fecha de caducidad/fabricación, porque ya no recuerdas cuando lo compraste, porque te lo regaló tu amiga que su hijo actualmente tiene 20 años o no tienes idea de cuándo fue adquirido, es momento de asegurarte que nadie se ponga en riesgo y comprar uno nuevo para que tu pequeño viaje seguro.

Lo primero que debes de hace es dejar de usarlo inmediatamente. Puedes donarlo a alguna asociación que sepas que lo usará únicamente como muestra (no que lo regalará) o desecharlo. Si decides tirarlo, necesitas  asegurarte que nadie lo usará o venderá, quítale la cubierta y los arneses (córtalos), después puedes llevar el plástico a un centro de acopio o tirarlo directamente a la basura. Nunca lo regales, no pongamos el riesgo a otros pequeños.

Este es el momento de verificar la caducidad de los autoasientos que estas usando y aquellos que tienes guardados. Si están próximos a caducar anota un recordatorio en tu agenda o teléfono para asegurarte de recordar cuándo debes dejar de usarlo.

Construyamos juntos una infancia más segura.

Psic. Alma Cruz-Bañares

Especialista en seguridad infantil