Evita que sea un niño melindroso

Evita que sea un niño melindroso

En los primeros años de vida se forma y educa el paladar que los niñ@s tendrán el resto de su vida, es por eso, que es muy importante inculcarle buenos hábitos alimenticios desde el inicio. Debes enseñarlo a comer de todo ya con el tiempo el será capaz de definir sus gustos y volverse mucho más selectivo.

Durante la etapa de papillas te recomendamos que te enfoque a desarrollar su gusto, para lograrlo necesitas:

  • No agregar sal o azúcar a sus alimentos, se los debes presentar tal cual son para que sepa perfectamente a qué saben
  • Procura no mezclarlos, hasta que aprenda a identificar los sabores de cada cosa por sí solos
  • Sigue las instrucciones de ablactación que te de el pediatra, no introduzcas a su dieta cosas que aún no estén autorizadas
  • Una de las recomendaciones más grandes es que el pequeño primero coma verduras antes que frutas
  • No lo fuerces a comer, cada bebé es diferente en cuanto a peso y talla, él te guiará para que sepas cuando ya se encuentra satisfecho

A partir de los 13 meses ya pueden comer la dieta familiar, evidentemente cero irritantes, durante el segundo año es complicado hacer que se alimente pero si te pones creativa seguramente lo lograrás.

Balancea su dieta para que tenga todos los nutrimentos que necesita y con esto crezca sano y fuerte.

Los grupos de alimentos son:

  1. Verduras y frutas (vitaminas)
  2. Cereales y tubérculos (carbohidratos)
  3. Productos de origen animal y leguminosas (proteína animal y vegetal)

Procura no obligarlo a comer algo que no le gusta, cuando las comidas son negativas, hacen que el niño esté de mal humor, y esas tendencias quisquillosas se vuelven más fuertes.