Fomenta el gusto por el arte en los peques

Fomenta el gusto por el arte en los peques

Iniciar a los niños en actividades artísticas desde edades tempranas es una gran idea. Vamos a enseñarles a nuestros hijos que observar arte no es tan aburrido como lo piensan. Dependiendo de la edad de los niños, nuestras respuestas a sus preguntas no deberán tener preámbulos o términos ajenos a sus vocabularios. No debemos destruir las semillas de interés que quizás existan en ellos. Mientras más pequeños son los niños, más simples y divertidas deben ser las respuestas.

Borremos los malos hábitos: “hijo/a, el cuadro de Picasso te va a encantar, es muy famoso”, “no nos podemos ir de esta ciudad sin antes visitar este famoso museo o galería”.  Esas palabras no aumentarán en absoluto su interés por ir a visitar los museos. Para los adultos sí son razones válidas para ir, pero para un niño el interés se desarrollará cuando este frente al cuadro o escultura que en realidad le ha llamado la atención.

Expresemos lo que sentimos: Cuando veamos una obra de arte que nos gusta, compartamos nuestros sentimientos con nuestros hijos. Hagámosle saber por qué nos gusta o no. ¿Qué sentimos al observar esa obra?, ¿les causa el mismo efecto a tus hijos? Convérsalo, pregúntales su opinión. Recuerda que lo que tú digas es un comentario muy poderoso para ellos.

Permite a tus hijos escoger qué clase de arte les interesa: Eso significa que cuando estén caminando por un museo y les atraigan ciertas obras,  escúchalos y observa cuáles son sus inclinaciones. Si pasan por alto una famosísima obra de arte, no intentes arrastrarlos a verla sólo porque tienes que enseñarles que todo el mundo conoce de ella.

No olvides que todas las obras de arte tienen un poder especial para comunicarse con los niños. Quizás no reciban el mismo mensaje que recibimos los adultos, pero es interesante descubrir cómo lo han percibido ellos.