Fomenta el gusto por la música en tus hijos

Fomenta el gusto por la música en tus hijos

¿A quién no le gusta la música? Los sonidos de la música tranquilizan a los pequeños, les invitan a mover sus cuerpos y, según un estudio, los niños que estudian música desarrollan, a la vez, capacidades para las matemáticas. Un estudio llevado a cabo por la Universidad e Ohio, Estados Unidos, destacó que las relaciones rítmicas son numéricas. Cada nota tiene un tiempo y hay que sumarlo para armar los compases, antes de pasarlos al instrumento. Un niño que recibe clases de música, tanto en la escuela como fuera de ella, e incluso que haya visto conciertos en su infancia, presenta una mejoría de su desempeño en matemáticas, a la vez que eleva su interés por la lectura. Los investigadores compararon las relaciones que había entre los niños que tenían clases de música y sus calificaciones en materias lingüísticas y matemáticas, y encontraron que quienes estudiaban música consiguieron un mejor rendimiento académico.

 Si notas que a tu hijo le gusta la música y quiere estimularlo, no quiere decir que tengas obligatoriamente que inscribirlo en el primer curso de música que encuentres. Ayúdale a desarrollar esta habilidad natural para que su pasión por la música sea lo más constante posible. Aquí tienes algunos consejitos:

1- Cántale a tu bebé, mientras lo bañas, juegas con él, cuando lo lleves a la cuna, o de paseo. Cántale a todas horas que puedas.

2- Pon música mientras el bebé está en su sillita esperando la papilla o que acabes de recoger la casa. Hay una gran variedad de CDs de música para niños. Elige los más tranquilos para el final del día, y las canciones más moviditas para la mitad del día.

3- Haz con que tu bebé escuche variados ritmos: música clásica, salsa, samba, rock, etc. Más tarde será él quien decidirá qué música prefiere.

4- Juega con tu hijo con instrumentos musicales: Un piano a pila, una flauta, una pandereta o un xilófono.

5- Juega a crear sonidos con objetos desechables. Con botellas llenas de arroz, con envases de yogur llenos de alubias, etc.

6- Llévalo, siempre que puedas, a un concierto o a un espectáculo musical, o a una presentación de teatro.

7- Juega con tu hijo a juegos como el baile de las sillas o el baile de las estatuas. Y si notas que el interés de tu hijo por la música es algo que va en aumento, puedes inscribirlo a una escuela de música para niños. No te arrepentirás.