¿Hasta cuándo debe ir mi hijo a contramarcha?

¿Hasta cuándo debe ir mi hijo a contramarcha?

Si no estás segura cuándo es el momento adecuado de cambiar la dirección del autoasiento de tu pequeño, estás en el lugar correcto.

La respuesta a la pregunta es mínimo hasta los dos años, de preferencia más tiempo. A continuación te compartimos los elementos que sustentan esta recomendación.

  1. SU COLUMNA: El cuerpo de los niños es diferente al de los adultos, no se encuentra igual de maduro y es mucho más frágil. Una parte esencial de nuestro cuerpo es nuestra columna, es la que nos ayuda a sostenernos, caminar y en general a movernos. Protegerla siempre debe de ser una prioridad. En el caso de los niños, su columna se encuentra en desarrollo, sus vértebras se encuentran unidas por cartílago y no por hueso como en los adultos. No es hasta los 2 años, que sus cartílagos comienzan a volverse huesos y a ofrecer una mayor protección, es importante señalar que ese proceso de osificación no termina sino hasta los 8 años más o menos.

Antes de los dos años, ninguno de los espacios con cartílago se ha convertido en hueso. ¿Qué implica esto? Los cartílagos son capaces de estirarse hasta 5 cm, pero, bastan .5 cm para que ocurra una ruptura de la columna y provoque parálisis o incluso la muerte.

  1. SU CABEZA: ¿Te has fijado que los niños son cabezones? Imagínate, su columna no está completamente desarrollada y además es responsable de cargar una mayor proporción del peso del cuerpo en comparación a la de un adulto. A los 9 meses la cabeza representa el 25% del total de su peso, mientras en el caso de un adulto representa únicamente el 6%. Este es un aspecto más por el cual es importante cuidar la columna de los pequeños.
  2. CARACTERÍSTICAS DE LOS CHOQUES: En el caso de un siniestro todo lo que viaja dentro de un vehículo se moverá hacia la dirección donde se originó el impacto, es decir, si el choque es frontal, todos se moverán hacia adelante. Se ha identificado que la mayoría de los siniestros son frontales, por lo que colocar a nuestros pequeños viendo hacia atrás provoca que en el caso de un siniestro su cuerpo se mantenga en el respaldo, contrario de que si fuera viendo hacia adelante, se movería doblándose hacia el frente.

Por estas 3 cosas, la Asociación Americana de Pediatría recomienda que todos los pequeños viajen viendo hacia atrás mínimo hasta los dos años. Sin embargo, recuerda que entre más grande sea mayor será el desarrollo de su columna, por lo que entre más tiempo lo puedas mantener viendo hacia atrás estará mejor protegido. Esta recomendación se basa en hechos científicos y estadísticas actuales, puede ser que el autoasiento que tienes te diga que puedes usarlo viendo hacia adelante desde un peso inferior al que tu pequeño alcanzará al cumplir los dos años, esto no quiere decir que sea lo más seguro. 

Afortunadamente en México ya contamos con autoasientos que soportan hasta 18 kg viendo hacia atrás, por lo que fácilmente lograrás que tu pequeño viaje seguro por más de dos años, aprovéchalos

Construyamos juntos una infancia más segura

Psic. Alma Cruz

Especialista en seguridad infantil

 

Referencias:

  1. Narayan Yoganandan, PhD, Frank A. Pintar, PhD, and Sean M. Lew, MD. Ann Adv Automot Med. 2011 October; 55: 159–168.http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3256844/
  2. Brockmeyer, Doug MD, Pediatric Spinal Cord and Spinal Column Trauma http://www.neurosurgery.org/sections/section.aspx?Section=PD&Page=ped_spine.asp
  3. Car seats for the Littles. Why Rear Facing: the Science Junkie’s Guide http://csftl.org/why-rear-facing-the-science-junkies-guide/