Haz fáciles las vacaciones con tus hijos

Haz fáciles las vacaciones con tus hijos

Antes de emprender el viaje es conveniente plantearse algunas cuestiones básicas para que las vacaciones sean placenteras para todos los miembros de la familia. La consigna de las vacaciones es que todos puedan relajarse y disfrutar, tanto adultos como pequeños. Si los padres estamos todo el tiempo estresados por los niños, acabamos pasándolo mal tanto unos como otros.

Lo principal es elegir el sitio más adecuado para ir de vacaciones con niños pequeños. Sea cual sea el destino que elijamos y ya sea que nos alojemos en un hotel, un departamento, un crucero o una casa, es fundamental que cuente con instalaciones y opciones de entretenimiento para los niños.

Asegurarse de que cada cual podrá disfrutar de las actividades de ocio que más le apetecen. Juegos para los peques, spa, deporte, tomar el sol o lo que cada uno prefiera.

Pasárselo bien en familia es el objetivo de las vacaciones. Las actividades realizadas en conjunto como ir a la playa, salir de excursión a la montaña o simplemente jugar con un balón o tomar un helado, no importa qué, pero juntos. El tiempo compartido en familia enriquece la relación familiar y fomenta el vínculo afectivo entre los miembros de la familia.

Es preferible saber de antemano que donde vamos disponemos de todo lo necesario para la alimentación del bebé o de los niños. La comida es un tema que suele agobiarnos mucho a los padres (¿tendré dónde calentarle el puré?, ¿dónde refrigerar los yogures?). No hace falta resignar un viaje ni mucho menos, basta con organizarse y ser práctico.

No agobiarse con horarios ni rutinas estrictas. Y al decir no agobiarse me refiero a no agobiar tampoco a los niños. No pasa nada si un día comen más tarde, no se bañan o se acuestan a horas intempestivas. No hacer todo como se debe ni a la hora que se debe también es parte de unas vacaciones placenteras.