Implicaciones de la anestesia epidural

Implicaciones de la anestesia epidural

La anestesia epidural es uno de los mayores cambios que se han realizado en el parto. Y es que esta inyección disminuye el dolor de las contracciones de la dilatación y de la expulsión.

La epidural interfiere de forma significativa con algunas de las principales hormonas que intervienen en el parto, como la oxitocina. Esta hormona conocida como la del amor, es la que permite las contracciones uterinas durante el parto, por lo que su producción es mayor en ese momento. 

Es importante que sepas que las mujeres que tienen un parto con epidural pueden experimentar dificultades a la hora de expulsar el bebé, ya que su producción de oxitocina es menor. Esto puede hacer que lo que en principio era un parto natural, acabe convirtiéndose en un parto instrumental.

El parto no debe ser un proceso pasivo, sino un proceso activo en el que se necesita que tú y tu bebé estén en plenas condiciones para poder trabajar juntos. Todo esto, con la epidural, se pierde, ya que eliminaría las sensaciones que hacen que pongas toda tu energía en este maravilloso proceso.

Actualmente existen otras alternativas que te pueden ayudar a disminuir el dolor del parto. La más conocida es el parto bajo el agua, debido a que el ambiente cálido del agua facilitaría la dilatación y esto disminuiría el dolor. Otra opción es el parto con pelotas de ejercicio, que facilitarían el movimiento y la apertura del canal del parto, y finalmente la acupuntura, que eliminaría el dolor que causan las contracciones del parto.