La decisión de tener un segundo hijo

La decisión de tener un segundo hijo

Para muchas parejas la decisión de tener otro segundo hijo depende más del cuándo es un buen momento que de otra cosa. Surge entonces la pregunta de si hay un intervalo ideal entre cada nacimiento, para el bien de la pareja y del primogénito. ¿Es mejor tener hijos muy seguidos, de modo que puedan jugar juntos y que todo el trabajo de criarlos sea en el menor tiempo posible, o es mejor "espaciar" los nacimientos para garantizar que cada niño reciba la atención y el cuidado suficientes?, te decimos cuáles son las ventajas y desventajas de tener dos hijos con edades similares.

Ventajas

Los padres que deciden espaciar la edad de los hermanos, cuentan con ventajas tanto para la familia como para la infancia de ambos hijos. Como el primogénito es mayor cuentan con una mano extra que les ayudará en el cuidado del nuevo miembro de la casa. Concederle ciertas "responsabilidades" le hará madurar y ayudará a sentirse integrado en la labor de cuidado con los padres.

Para tu primer peque, la adaptación de un nuevo miembro a la familia será más fácil, pues ya tuvo tiempo suficiente para disfrutar de la atención de sus padres durante su infancia y ahora hace una vida más independiente. Además, no sentirá la necesidad de competir por la atención de sus padres, pues habrá comenzado a relacionarse con personas fuera de su casa y estas nuevas relaciones le dan confianza. Aparecen menos celos entre hermanos. Al espaciar los embarazos tendrás tiempo de recuperarte económicamente y afrontar más "tranquilamente" los gastos de ambos hijos. 

Inconvenientes

A muchas parejas les da mucha pereza volver al "mundo de los pañales". Puede resultar duro tener que volver a la etapa de criar un recién nacido después de haberse acostumbrado a la libertad de tener un hijo mayor.

Por otro lado, tus pequeños vivirán etapas de desarrollo distintas y puede ser un poco agotador tener que atender las necesidades de los dos, cuando éstas son tan distintas, pues probablemente tengan horarios y actividades diferentes: mientras tienes que ir a recoger a uno a su clase de inglés al otro le toca la toma de leche.