La fiebre en los niños

La fiebre en los niños

Antes que nada, debemos saber que la fiebre no es una enfermedad, sino una reacción ante una agresión de una bacteria, es un mecanismo de defensa.

 La fiebre se considera a partir de los 38º en algunos niños, un aumento repentino de la temperatura corporal pudiera provocarles ataques espasmódicos que se denominan convulsiones febriles. Durante una convulsión febril, el cuerpo de tu hijo podría agitarse o contraerse, y los ojos se pueden poner en blanco.

 La mayoría de las fiebres son provocadas por infecciones virales comunes que desaparecen solas, tales como el resfriado común. A veces, la fiebre puede ser causada por algo más grave, por ejemplo, una infección del oído, la vejiga o los riñones.

 Puedes tomarle la temperatura a tu hijo en la boca o en la axila con un termómetro digital, de vidrio o de oído.