La importancia de comer juntos

La importancia de comer juntos

Hace años, no había mayor ritual familiar que reunirse alrededor de la mesa a comer. Aunque a veces era todo un caos pues todos hablaban al mismo tiempo, compartiendo su día, el estrés del trabajo o la escuela, en esencia eso era lo que hacía ese momento el más especial de todos.

Hoy en día es muy difícil que todos coincidan a la misma hora para comer pues papá puede llegar tarde del trabajo, mamá muchas veces también trabaja y se le complica cocinar todos los días y sería imposible que tu pequeño coma más tarde a deshoras. Sin embargo, esta pequeña acción puedes hacerla un día del  fin de semana.

- Comer juntos les permitirá conocerse más, aunque no lo creas y lo veas innecesario. Sin embargo, platicar una hora y luego quizá hacer una sobremesa en compañía de un rico postre para todos, puede hacer que platiquen de muchas cosas.

- No puedes asumir que te ganarás la confianza de tu hijo sin hacer nada previo. Él necesita saber que le pones atención, lo escuchas y además lo enriqueces con tus comentarios.

- Durante la hora de la comida familiar, tanto papá como tú acuerden dejar de lado los celulares. También no dejes que tu hijo tenga cerca su tableta o la televisión prendida para que estén atentos a la plática.

- Comer juntos también dará pie a que conozcan los gustos que cada uno tiene en la comida. Cada semana preparen cosas nuevas o bien, su platillo favorito.

Aprovecha el tiempo cuanto más puedas con tu hijo, pues pronto te darás cuenta que el tiempo pasa más rápido de lo que pensabas.