Lo que debes saber si decides ponerle aretes a tu bebit@

Lo que debes saber si decides ponerle aretes a tu bebit@

Suelen ser un símbolo de feminidad y belleza, y seguro que son alguno de los regalos que le han hecho a tu pequeña recién nacida. Aquí te contamos todo lo que debes saber para colocárselos. Aunque en muchos hospitales aún los hacen, es cierto que la tendencia es a hacerlos una vez que la bebit@ ha sido dada de alta.

 

No parece que haya un momento especialmente adecuado para ponerlos: hay quien lo hace en los primeros días de vida y quien espera a que sea la propia niña la que lo decida cuando sea mayor. En cualquier caso parece prudente esperar a salir del hospital para hacerlo, para reducir el riesgo de infecciones.

 

No hay inconveniente en esperar un poco, de hecho, hay quien recomienda hacerlo. Sin embargo, hay que considerar que la piel va aumentando su grosor a medida que la niña crece, por lo que dejar que pase mucho tiempo puede hacer que la técnica sea algo más costosa de realizar y doler un poco más.

 

¿Le va a doler? Por supuesto que puede doler, aunque generalmente la mayoría de las madres refieren que no parece ser un dolor intenso y que incluso lo que más parece asustar a la bebit@ suele ser el ruido de la pistola que a veces se usa para su colocación. No se suele usar anestesia, y aunque la bebit@ suele llorar tras su colocación, el llanto generalmente dura unos pocos minutos.

 

Existen unos pendientes específicos para cuando se realiza el agujero, que ayudan a la técnica y que favorecen el que no se cierre el agujero. En general, se recomienda usar materiales que no produzcan alergia, como el oro y formas que difícilmente se enganchen en la ropa o produzcan herida en la oreja como las esféricas. Cuanto más sencillos, mejor.

 

No es necesario realizar cuidados especiales salvo una adecuada higiene de la zona y sobre todo observación, ya que en caso de aparición de signos o síntomas compatibles con infección (como dolor, color rojo, inflamación o fiebre) se debe acudir al pediatra para que valore a tu bebit@.

 

Una vez pasados estos primeros días (en los que no se deben ir poniendo y quitando los pendientes, sólo girarlos de forma regular) ya se pueden cambiar por otros, aunque procurando cumplir las premisas de los iniciales: usar materiales no alergénicos (como el oro), que sean redondeados, pequeños y sin posibilidad de engancharse a la ropa o lastimar la piel.

arriba
Añadido al carrito:
No se pudo agregar al carrito :
¡Producto añadido correctamente a la Lista de Deseos!