Los dulces también son buenos para los niños

Los dulces también son buenos para los niños

A casi todos los niños les gusta el dulce, y los padres se preguntan qué deben hacer al respecto. La respuesta es no negárselos pero con moderación.

El azúcar proporciona energía inmediata. El cerebro, los músculos y todos los tejidos del cuerpo necesitan glucosa para funcionar correctamente. Por eso notamos debilidad y torpeza mental cuando nos falta.

Es un alimento con calorías vacías, es decir, aparte de la energía no aporta mucho más. Es cierto que el azúcar integral aporta más vitaminas y minerales.


También aumenta las calorías en la dieta de niños inapetentes.

El chocolate es uno de los productos naturales más ricos en minerales. También es rico en grasa (la manteca de cacao).

Las frutas secas, Sin duda, la mejor alternativa. Dátiles, pasas, ciruelas, higos… Muy ricas en minerales y fibra.

Mejoran el estreñimiento y el colesterol por su contenido en fibra.

El azúcar que contienen se libera lentamente proporcionando energía constante.

Tienes que dar prioridad a dulces que les aporten algo más que calorías.

 

¿Dulces? Sí, pero siempre con moderación, dentro de una dieta equilibrada y una actividad física adecuada. Es muy importante que en la dieta de los niños no haya  un exceso de dulces, ya que podría comportar caries y sobrepeso.