Los temperamentos más comunes en bebit@s

Los temperamentos más comunes en bebit@s

Tu peque puede ser enojón o tranquilo de nacimiento, así que desde que es pequeño puedes darte una idea de su comportamiento en el futuro.

El temperamento de un bebé se refiere a cómo se aproxima y reacciona al mundo y puede dividirse en tres grandes áreas:

 

  • Fácil o flexible:

Tiende a estar satisfecho, tiene hábitos de sueño y alimentación regulares, es calmado y no se disgusta fácilmente.

 

  • Activ@ o febril:

Es demandante, irregular en el sueño y la alimentación, temeroso de nuevas situaciones y personas, se altera fácilmente con el ruido y es intenso en sus reacciones.

  • Lent@ o cautelos@:

Puede ser menos activ@ y tiende a ser demandante, puede aislarse o reaccionar negativamente a nuevas situaciones, pero al pasar tiempo suele volverse más receptivo a nuevos ambientes, objetos o personas.

Contempla que no todos l@s niñ@s entran dentro de una categoría al 100%.

Conocer el temperamento de tu bebé es importante para ajustar tus expectativas sobre el peque o hija que imaginabas tener a la realidad y así poder amarlo, cuidarlo y educarlo mejor.

Aunque el temperamento de un niño se mantiene a lo largo del tiempo, sus características pueden moldearse de acuerdo a la dinámica familiar y los estilos de crianza.