Mascarillas rápidas para esos 5 minutos de tranquilidad

Mascarillas rápidas para esos 5 minutos de tranquilidad

Sabemos que amas a tus hijos y cada segundo de tu vida estará dedicado para su cuidado y protección, sin embargo, este no es motivo para que no puedas relajarte por lo menos 5 minutos al día y también cuidar un poco de ti. Recuerda que ser mamá no es necesariamente dejarlo todo por los hijos, mereces un descanso, así que reserva un espacio del día para relajarte y disfrutar de 5 minutos de tranquilidad con las siguientes mascarillas caseras:

 

#1 Mascarilla de yogurt y fresas

 

Las bayas son ideales para incorporar a una mascarilla casera para el rostro, pero las fresas lo son aún más porque sus pequeñas semillas actúan como exfoliantes para la piel. Mientras que el yogurt ayuda a hidratar e iluminar el tono de piel. Para hacerla necesitarás triturar las fresas y colocarlas con el yogurt. Aplica la mezcla en el rostro y frota suavemente con tus dedos. Deja actuar por unos minutos, luego enjuaga y seca.

 

#2 Mascarilla facial de banana, miel y yogurt

 

Si tienes bananas de sobra que no piensas comer, esta es la solución perfecta. Pela media banana, tritúrala y añade media taza de yogurt y 1 cucharada de miel. Mezcla bien todos los ingredientes y aplica la pasta en el rostro de manera uniforme. Deja que la banana actúe hasta 20 minutos y luego enjuaga con agua fría. La banana es ideal para humectar el rostro y darle más suavidad a la piel.

 

#3 Mascarilla con azúcar y aceite

 

Esta mascarilla es sencilla y no tienes excusas para no probarla. Mezcla azúcar granulada y aceite de canola o de oliva en partes iguales. Coloca un puñado del líquido y gentilmente frótalo sobre el rostro. Enjuaga con agua tibia y te asombrarás con los increíbles resultados.

 

#4 Mascarilla de avena y miel

 

La avena es un gran exfoliante y por eso no puede faltar si hablamos de mascarillas caseras para el rostro. Coloca una taza de avena seca en la licuadora hasta que llegue a un polvo grueso. Añade un toque de miel, una clara de huevo y una cucharada de yogurt. Revuelve. Coloca la mezcla en tu rostro frotando gentilmente. Luego deja actuar durante 15 minutos y enjuaga con agua tibia. La avena es ideal para reconfortar la piel y la miel tiene antioxidantes que la protegen y fortalecen.

 

#6 Mascarilla de mostaza, pétalos de rosa y agua

 

Con este aderezo puedes obtener una excelente mascarilla facial. La mostaza granulada ayuda a exfoliar la piel e iluminar la complexión de tu rostro. Muele los granos de mostaza en la batidora con dos tazas de agua hasta que quede una pasta granulada. A esta añádele dos pétalos de rosas y muele hasta que se integren. Aplícala sobre en el cutis y deja actuar por media hora, luego enjuaga con agua tibia.