Mitos sobre la paternidad Parte 1

Mitos sobre la paternidad Parte 1

Hay muchos mitos acerca de la paternidad, pero como la gran mayoría de los mitos, estos son falsos. Un hombre se puede convertir en un padre ejemplar y hacerse cargo del cuidado de sus hijos, también sufren durante el embarazo y cuando los niños se enferman, se emocionan con sus primeros pasos y cuando aparece su primer diente. Ser padre es una experiencia maravillosa para la mayoría de los hombres y es por ello que a continuación presentamos algunos mitos sobre la paternidad que son totalmente incorrectos:

 

Mito #1

Los hombres no hacen nada durante el parto

 

Hoy en día, los papás presencian el parto mucho más que antes, en el Reino Unido, alrededor del 98%, según estadísticas del Servicio de Salud Nacional. "También puede ayudar a la madre a relajarse más si su pareja estuvo con ella en los grupos prenatales y sabe qué esperar", explica Jane Munro, matrona durante más de 20 años y asesora de Desarrollo de Auditoria y Calidad en el Royal College of Midwives. Más allá de todas las gratificaciones importantes, el apoyo, el aliento y el papel de apretar la mano, las investigaciones indican que, por contar con la presencia del marido en el momento del parto, las madres primerizas dijeron que habían tenido una experiencia mejor que sin él.

 

Mito #2

La naturaleza sólo prepara a las madres para tener bebés

 

Se habla mucho del intercambio de "hormonas" durante el embarazo y en las primeras etapas de la paternidad. Según la creencia popular, las futuras mamás atraviesan un torrente de neurotransmisores diseñados para preparar el cuerpo para el parto pero no sólo las madres experimentan una marea de cambios en la química. "Los hombres experimentan cambios hormonales mientras se preparan para la paternidad", explica la neuropsiquiatra Louann Brizendine, autora de The Male Brain. Los niveles de la hormona del estrés, llamada cortisol, tienden a elevarse aproximadamente entre la cuarta y la sexta semana después de que los hombres se enteran de que van a ser padres.

 

Mito #3

Las mamás hacen un mejor trabajo que los papás

 

El consenso general es que las mamás siempre son mejores cuidando de los niños, pero en un mundo en el que la estructura y la dinámica familiar han cambiado tanto, esa visión está cada vez más desactualizada. "De muchas maneras, tener un bebé es tener un trabajo completamente nuevo, uno que no necesariamente le va a salir natural ni a la mamá ni al papá", explica Sue Atkins, mentora de paternidad. Para empezar, ambos sexos son igual de capaces e igual de torpes. Pero es mucho más probable que las mamás primerizas tomen la vía rápida de la maternidad antes porque al principio pasan muchas horas solas.