Mitos y realidades de los primeros dientes de tu peque

Mitos y realidades de los primeros dientes de tu peque

Han estado en la boca de tu bebé desde su vida intrauterina, pero ahora comienzan a hacerse visibles. Es todo un acontecimiento para los papás, aunque los pequeños pueden sufrir ciertas molestias.

 

Alrededor de los seis meses de edad empezará a asomar el primer diente en la boca del bebé; normalmente, el primero en hacer su aparición es uno de los incisivos centrales inferiores. A partir de ahí, cada pequeño tendrá a su ritmo de erupción dentaria hasta que, sobre los tres años de edad, se complete la primera dentición que estará formada por unas 20 piezas.

 

A menudo, el retraso en la salida de los dientes de leche supone un motivo de preocupación. Existe una influencia genética en el tiempo que tardan los dientes en salir, los peques prematuros sufren retrasos en la salida de sus dientes, pero una vez que se equilibra su desarrollo, la erupción suele ser normal.

 

Si tu bebé no está dentro de ninguno de estos grupos y no presenta ningún diente más allá de los 12-15 meses de edad, se debe consultar al especialista para valorar la realización de una radiografía con fines diagnósticos. Si la salida del primer diente se produce antes de los cuatro meses, se considera un claro adelanto, pero que no es alarmante.

 

Hay una serie de síntomas generales (irritabilidad, hiper salivación, enrojecimiento cutáneo y trastornos del sueño) y locales (enrojecimiento e hinchazón de la mucosa, sobre todo antes de que los dientes la atraviesen, irritación local y babeo, encía más blanquecina de lo habitual, gingivitis de erupción) que se pueden presentar.

 

No es cierto que el brote de los dientes provoca diarrea. Si aparecen heces más blandas de lo habitual puede ser porque la erupción dentaria coincide con la etapa en la que se introducen las verduras y algunas proteínas de origen animal en la dieta del pequeño. Esto, a su vez, puede generar que la zona del pañal esté más irritada, pero sigue sin ser debido a la dentición.

 

La erupción de los dientes causa fiebre. La inflamación que se produce podría aumentar ligeramente la temperatura corporal, pero no como para generar una fiebre significativa. La salida de los dientes implica pérdida de apetito. Si el bebé come algo peor es debido al malestar general en la boca o al dolor que puede sentir en ciertas ocasiones. Pero su sensación de hambre será la misma.

arriba
Añadido al carrito:
No se pudo agregar al carrito :
¡Producto añadido correctamente a la Lista de Deseos!