¡Olvídate del llanto nocturno! Tips para que tu bebé duerma toda la noche

¡Olvídate del llanto nocturno! Tips para que tu bebé duerma toda la noche

Algunos bebés se duermen muy fácil y rápidamente. Pero a muchos les cuesta quedarse dormidos o volver a dormirse cuando se despiertan, y necesitan ayuda. Hay dos principales corrientes con relación a enseñar o "entrenar" a los bebés para que se duerman solos, y te las describimos a continuación. Se dividen, básicamente, en métodos que defienden "dejar llorar" al bebé o "dormirlo sin llanto".  Los expertos aseguran que la mayoría de los bebés están listos para aprender a dormir toda la noche entre los 4 y 6 meses, ya que a esta edad ya son capaces de dormir de 8 a 12 horas de corrido. Pero puedes empezar a prepararlo a partir de las 6 semanas de vida creando una rutina especial para acostarlo por las noches.

Cuando tu bebé tenga más o menos 6 semanas, empieza a crear una rutina nocturna para dormirlo. (Si tu bebé tiene más de 6 semanas, no te preocupes. Nunca es tarde para empezar.) Por ejemplo, hacia la misma hora cada tarde, dale un baño, léele un libro, dale de comer, cántale una canción de cuna y acuéstalo. (Lee más ideas en nuestro artículo sobre las rutinas para dormir a tu bebé). Trata de levantarlo por la mañana a la misma hora cada día y ponlo a dormir la siesta a las mismas horas cada día.

Durante los tres primeros meses de vida, tu bebé empezará, poco a poco, a dormir más horas de noche y menos horas de día. Necesitarás ir ajustando sus horarios a medida que tu bebé crezca y madure.  Normalmente, hacia los 3 meses de edad un bebé ha desarrollado un patrón estable de dormir y estar despierto, y se alimenta pocas veces por la noche. Esta es una señal de que podría estar listo para que le enseñes a dormir toda la noche. 

Antes de empezar, asegúrate de que tu bebé no tenga ninguna condición médica que pudiera afectar su sueño nocturno. Deberás ser flexible con relación a cómo aplicar el método que elijas, y observar cuidadosamente cómo reacciona tu bebé. Si se resiste mucho o notas cambios negativos en su humor o comportamiento, interrumpe el entrenamiento y espera varias semanas antes de volver a intentarlo. 

Por supuesto, cada bebé es diferente. Algunos están preparados para esta clase de entrenamiento antes que otros. Y algunos pueden dormir 7 o más horas seguidas desde muy chiquitines mientras que otros no lo harán hasta mucho más tarde. Si no estás segura de si tu bebé está listo para aprender a dormir toda la noche de corrido, pregúntale a tu doctor.