Papá y la lactancia

Papá y la lactancia

Con la lactancia materna los beneficios también alcanzan a los papás, te compartimos los más relevantes.

 

  1. Es mucho más fácil viajar con los bebés cuando son amamantados. Sólo se necesita el pecho para alimentar. Un poco de ropa, pañales y listo.

 

  1. La familia entera ahorra dinero cuando el nene es amamantado: menos enfermedades, menos afecciones, menos medicinas.

 

  1. Los padres de niños amamantados pueden descansar más, pues no necesitan levantarse de noche para preparar fórmula o alimentar al bebé.

 

  1. No existen salidas de emergencia para comprar fórmula y en caso de que la energía eléctrica falle, no hay problema con la alimentación pues mamá estará siempre disponible.

 

  1. No hay latas que tirar ni biberones que lavar.

 

  1. Pueden descansar mejor y experimentan un ambiente en general más calmado y saludable.

 

También es cierto que algunos papás se sienten desplazados si no alimentan al bebé. Sin embargo, hay distintas formas de interactuar, ya sea acunando, meciendo, ayudando a que eructe, cambiándole los pañales, o dándole un reconfortante baño.

 

A los bebés les encanta ser sostenidos en los fuertes brazos de sus padres y disfrutar de la voz grave cuando les habla o canta.

 

De hecho, las mamás que se deciden a amamantar durante el embarazo, son aquellas que generalmente son animadas por su pareja y este podría ser el aporte más importante de todos.