Posturas para una lactancia materna exitosa

Amamantar a un bebé es una labor gratificante, sin embargo, se podría convertir en una de las peores experiencias si no se conoce la forma de hacerlo correctamente. Estas son las 4 posturas más frecuentes:

 

  1. De cuna o tradicional

Siéntate derecha y usa un cojín de apoyo para recostar al bebé, deberá quedar ‘panza con panza’ contigo. Apoya su cabeza con la parte interna del codo y con la mano que queda libre dirige el pecho a su boca. No te inclines hacia adelante. Ahí mismo puedes arrullar al bebé.

 

  1. b) Acostada de lado

Es una posición muy cómoda para ti, pero si decides practicarla deberás estar todo el tiempo despierta para llevar al bebé de regreso a su cuna. Acuéstate de lado frente a tu bebé y colócalo de frente a tu pecho recostándolo a la vez en tu brazo. Con la otra mano deberás tomar tu pecho y guiar el pezón a los labios del bebé.

 

  1. c) Como balón

Coloca el cuerpo de tu bebé debajo de tu axila y cárgalo con el brazo con el codo doblado. La mano abierta tiene que sostener su cabeza frente a tu pecho, de manera que todo su cuerpo descanse sobre el antebrazo. Con la mano que tengas libre, guía el pezón hacia la boca de tu bebé. Esta posición ayuda en caso de que tengas los pechos grandes o hayas pasado por cesárea.

 

  1. d) Cuna cruzada

Es muy parecida a la de ‘cura o tradicional’, la diferencia es que apoyarás a tu bebé en el brazo contrario al pecho del que estás alimentando y guiarás tu pezón con la otra mano.

 

No existe la posición ideal para la lactancia. Prueba todas y elige la que mejor se adapte a ti y al lugar en el que estés en ese momento.