Preguntas frecuentes del embarazo, parte 3

Preguntas frecuentes del embarazo, parte 3

¿Relajarme? Nunca he sabido hacerlo.

Hay técnicas que pueden ayudar a ello. Desde técnicas de relajación y respiración o masajes hasta dar un paseo regular, nadar un poco o simplemente sentarse a ver la televisión o leer un libro. Todo depende un poco de cuáles son las actividades que nos ayudan a estar en calma.

Si tienes otros hijos o un trabajo exigente quizás debas valorar la posibilidad de delegar algunas funciones o de, simplemente, tener en mente que hay momentos del día en que relajarse será imposible para guardar otros momentos, por ejemplo la noche, antes de acostarte, para hacer actividades que te ayuden a aliviar tensiones acumuladas.

¿Y si dejo de trabajar?

Todo depende de las necesidades de cada una. Si existen síntomas de cansancio o fatiga, o náuseas frecuentes, puede ser idóneo dejar de trabajar un tiempo. Normalmente en el segundo trimestre las mujeres pueden volver a trabajar, porque estos síntomas tienden a desaparecer y el tamaño de la barriga no molesta demasiado (según el trabajo, claro). Puede ser positivo hacerlo porque así estarás acompañada durante el día por tus compañer@s, porque podrás seguir con tu vida normal a pesar de tu embarazo y porque además así demuestras que el embarazo no es algo anormal ni una enfermedad.

Pero si la barriga empieza a crecer a las 12 semanas, ¿por qué ya no me quedan los pantalones?

Muchas mujeres notan pronto presión en la cintura con su ropa habitual y tienen que buscar pantalones o faldas más grandes. Se suele pensar que es porque la barriga empieza a crecer por el embarazo, pero la razón no suele ser el útero, sino el intestino (a menos que la mujer esté embarazada de más de un bebé). Los cambios hormonales hacen que haya más gases en el intestino y se produzca estreñimiento, generando una sensación de hinchazón que hace que aumente el perímetro abdominal.