¿Qué hacer cuando llega el hermanito?

¿Qué hacer cuando llega el hermanito?

Cuando llega un bebé a la familia, el hijo mayor necesita un tiempo para aprender a compartir a sus padres.

Con la llegada de un hermano, los celos son un sentimiento normal y hasta positivo en los niños, siempre que los vivan dentro de unos límites razonables. Indican que el pequeño ha desarrollado con sus padres el sentimiento de “apego”, fundamental para que pueda amar y ser amado en el futuro.

Cuando llega el nuevo miembro de la familia la situación cambia mucho para el hermano mayor. Si hasta ese momento era el centro de todas las miradas, ahora las visitas fijan su atención en el recién nacido,  sus padres tienen menos tiempo para atenderlo. Por todo ello, para evitar que lo pase fatal, hay que ayudarle a entender su nueva situación.

ADAPTACIÓN
Para ayudarlo a que este proceso sea más rápido, déjalo cuidar, tocar y acariciar a su hermanito.
Pedir a los familiares que también le hagan caso al mayor.

A partir de ahí debes asumir que tu primogénito va a atravesar un proceso de adaptación, que no debes intentar suavizarlo. Por ejemplo, no le da seguridad que le compres muchos regalos para compensarlo por la llegada del hermanito.

Todos los días dedícale un ratito en exclusiva (para hablar, ver fotos...).
Anímalo a expresar los sentimientos que le originan la presencia del bebé. Cuando te diga cosas como “¿cuándo lo devolvemos?”, respóndele con cariño que el bebé forma parte de la familia y que no se irá nunca

 

ANTE TODO, CARIÑO Y PACIENCIA
Aunque a tu hijo mayor le cueste aceptar a su hermano, no le ayuda que lo consientas  mimes y le protejas en exceso, ni que muestres una fingida actitud de desapego hacia el bebé.
Si eres cariñosa con los dos y concedes a tu primogénito algún privilegio por ser el mayor, podrás reprenderlo siempre que tengas que hacerlo, sin que se sienta mal por ello.