Carrito de compra
Que la noche de brujas no te sorprenda con un accidente

Que la noche de brujas no te sorprenda con un accidente

Por fin llegó la fecha para disfrazarse,  tocar la puerta de muchas casas y comer dulces. Ya sea que tengas niños y los lleves a pedir calaverita o que seas espectador de lo que pasa en las calles, es nuestra labor como adultos hacer de esta celebración un día seguro, lleno de sustos por los disfraces y no por accidentes.

Acompaña a tus hijos mientras salen a pedir dulces, además de ser un momento de convivencia excepcional ayudará a evitar un accidente, que se pierdan o tengan una experiencia peligrosa con un extraño. Recuerda que por más grandes que tú los veas, no dejan de percibir las cosas como niños.

Disfraces

Puedes comprar o diseñar una gran cantidad de disfraces, desde los más tiernos hasta los más elaborados y terroríficos, no importa qué disfraz elijas,  toma en cuenta lo siguiente:

  • Vuélvelo visible: Decóralo con elementos reflejantes, como llaveros, cintas, chalecos e incluso varitas para ayudar a que otras personas y conductores lo vean por la noche.
  • Permite que vean bien: Si van a usar máscaras, asegúrate que puedan ver adecuadamente, esto les ayudará en el momento de cruzar las calles y de caminar, sabemos que hay muchos obstáculos en las calles y no queremos que los pequeños se lastimen.
  • Elige la talla correcta: Procura elegir un disfraz de la talla adecuada y que no arrastre, esto prevendrá que en el momento de correr o jugar tropiecen

Dulce o truco

  • Prepárate: si acostumbras regalar dulces asegúrate que se encuentren en buen estado y no hayan caducado. A veces guardamos los dulces por largos periodos de tiempo y en el momento en el que los queremos usar ya no sirven. Evita comprar caramelos muy pequeños, recuerda que los niños chiquitos pueden atragantarse con facilidad.
  • Prende la luz: Enciende la luz de afuera de tu casa con el fin de que tu calle se encuentre más iluminada, esto permitirá que todos caminen seguros.

Si vas a conducir, recuerda mantenerte muy alerta ya que encontrarás muchos más niños de los que normalmente ves en las calles. Cédeles el paso a los pequeños y maneja a baja velocidad. Ten cuidado en los estacionamientos y calles de fraccionamientos cerradas, no importa que no sea una vía abierta, los niños pueden estar caminando y cruzar una calle.

Recuerda que es nuestra responsabilidad mantener a nuestros pequeños (y no tan pequeños) seguros.

Construyamos juntos una infancia más segura.

 

 

Psic. Alma Cruz-Bañares

Especialista en seguridad infantil