Reconociendo la respiración de tu recién nacido

Reconociendo la respiración de tu recién nacido

La llegada del bebé conlleva todo tipo de preocupaciones, como puede ser la respiración irregular que tienen la mayoría de los recién nacidos. Te contamos todo lo que debes saber para no preocuparte innecesariamente.

 

La respiración en los recién nacidos es uno de los hechos que más llaman la atención de los papis. De hecho, lo primero que debes saber es que respiran mucho más rápido que los adultos, además de tener patrones de respiración irregulares.

 

A pesar de que las irregularidades respiratorias puedan parecer preocupantes, no hay motivos para alarmarse. Las diferentes frecuencias respiratorias son completamente normales y se estabilizan con el crecimiento de tu nene.

 

Un recién nacido respira más rápido que un adulto. Esto se debe a que no tienen la capacidad pulmonar para retener gran cantidad de oxígeno, por lo que necesitan inhalar y exhalar con mayor frecuencia.

 

Ciertamente, la respiración en los recién nacidos no es consistentemente rítmica, ya que sus respiraciones son rápidas y superficiales. En algunos casos, son más largas y lentas, seguidas de otras más cortas.

 

Entonces, pueden pausar un par de segundos y no respirar en absoluto. Esto se conoce con el nombre de ‘respiración periódica’ y es completamente normal en la mayoría de los bebés sanos.

 

Si deseas asegurarte de que el bebé tenga una respiración normal, te recomendamos seguir los consejos que se mencionan a continuación:

 

  • Observa el pecho del bebé durante una semana y detecta las irregularidades en la forma en la que el pecho sube y baja. Si el patrón cambia, consulta a un pediatra.
  • Escucha los sonidos que produce el bebé mientras duerme. Te recomendamos colocar el oído cerca de su boca o nariz para detectar irregularidades en la respiración.
  • Considera colocar la mejilla junto a la nariz y la boca del bebé para sentir la humedad y el calor mientras respira. De esta manera, podrás observar si sucede algún cambio mientras el bebé duerme.