Reflexología para bebés

Reflexología para bebés

La reflexología es una terapia que usa los puntos reflejo de pies y manos para aliviar males. Se basa en los puntos que corresponden a los órganos específicos, músculos y huesos. Se puede dar reflexología desde que el bebé nace y es una terapia que puede aliviar diferentes tipos de tensión.

 

Te recomendamos que por 10 minutos te dediques all masaje a estos 7 puntos básicos de la reflexología:

 

  1. Zona de la cabeza: desde ahí se alivian dolores de cabeza, otitis, resfriados y conjuntivitis.
  2. Senos paranasales: Es básica durante la dentición, sinusitis, alergias, congestiones y anginas, principalmente.
  3. Zona de los pulmones: Se alivian males de bronquios y pulmones.
  4. Zona del plexo solar: Es la zona en que el bebé logrará sentirse más relajado y lo prepara para dormir mejor.
  5. Zona del abdomen superior: Se alivian problemas digestivos y cólicos.
  6. Zona del abdomen inferior: Es la zona ideal para aminorar el estreñimiento.
  7. Zona de la pelvis: En esa zona se fortalece el desarrollo óseo del bebé.

 

Entre los beneficios de la reflexología está la mejora en la circulación sanguínea y linfática, así como la restitución de los niveles de energía.

 

No olvides hacer de la reflexología una rutina y puedes hacerla mientras duerme o le das de comer.