Regresa al trabajo sin culpa

Regresa al trabajo sin culpa

¿Llegó la hora de volver al trabajo? ¡Tranquila!

Sabemos que no hay nadie como tú para cuidar de tu bebé, pero si no hay alternativa más que volver al trabajo checa estas  recomendaciones para que te quedes más tranquila.

 

¿Quién lo cuidará?

Esto es algo que debes decidir con mucho tiempo de anterioridad, si tienes algún familiar que te pueda ayudar ¡perfecto! Así te quedarás más tranquila.

 

Si tienes que dejarlo en la guardería, elígela  con muchas precauciones, checa su infraestructura, sistemas de seguridad, el método educativo y quiénes son las personas que estarán a cargo del bebé.

 

Si es una persona que lo cuidará en tu casa, te recomendamos que la conozcas con anticipación, llévala y deja que comience a convivir con el pequeño, recuerda pedirle referencias, prepara la entrevista que le harás para que no se te escape ningún detalle.

 

¿Cómo seguir amamantando a tu bebé?

Comienza a practicar la extracción de leche a partir de la tercera semana de su nacimiento, guárdala en el congelador para poder usarla, enséñale a tomarla con cuchara, vaso entrenador, biberón o algún otro método.

Cuando ya estés trabajando extrae la leche cada tres horas, según el artículo 170 de la Ley Federal del Trabajo, la madre tiene derecho a dos reposos de media hora cada uno después de haber dado a luz.

En cuanto llegues a casa dale de comer al bebé directamente del pecho, a libre demanda y por el tiempo que él quiera.

 

Lo más importante es que no te sientas mal y triste, es un proceso de separación pero te aseguramos que el bebé estará bien mientras tú estés bien.