Sé una mamá más sana

Sé una mamá más sana

Algunas veces, las mamás se olvidan de su propia salud y necesidades, anteponiendo el bienestar de sus hijos. Pero lo que no se ponen a pensar es que, los niños necesitan mamás sanas y felices, no mamás enfermas, agotadas y estresadas. ¿Pero cómo pueden las mujeres encontrar el balance para cumplir tanto con sus labores a nivel profesional como para resolver todos los asuntos de su hogar, sin ser negligentes con ellas mismas? Porque lo que muchas madres alegan es que en medio de tanta revolución, nunca tienen tiempo para ellas.

 

Y para quienes sienten remordimiento por dejar a sus hijos solos o bajo el cuidado de alguien más, la experta tiene una respuesta sencilla. “Tú o algunos otros podrán decir que esto es egoísta. Yo defino ‘egoísta’ de dos maneras. Primero, egoísta significa auto-preservación. Segundo, egoísta es hacer para ti lo que siempre has hecho para otros”. Así que si a tus hijos los consientes, procuras que frecuenten a sus amigos, los llevas a las actividades y lugares que les gustan, deberías estar haciendo lo mismo por ti.

 

Saber qué tanto necesitas dar a tus hijos y qué tanto necesitas darte a ti, no debería ser complicado. Para ser una mamá poderosa, primero hay que ser una mamá sana, en cuerpo y mente. Puede parecer un consejo complejo, pero no lo es, y además te ayudará a sentirte más productiva en tus actividades. Para lograrlo los expertos recomiendan que organices tus prioridades, evita dejar todo para mañana o para última hora. ¡Lleva una agenda!

 

Busca un pasatiempo. Hacer una actividad que te permita desarrollar nuevas habilidades, aprender algo, te ayuda a eliminar el estrés y aumentar tu creatividad: tejer, clases de cocina, etc. ¿Qué es lo que más te gusta hacer?

 

Acude al médico. Saber que tu estado de salud se encuentra en orden te brinda tranquilidad. Las pruebas que debes realizarte durante este periodo son mastografías, colonoscopias y pruebas citológicas para detectar cualquier anomalía a tiempo. 

Ser una mamá saludable no es complicado, solo tienes que fomentar hábitos sanos tanto en ti como en tu familia. ¡Cuídate!