Ser padre y trabajar a distancia sin fallar en el intento

Ser padre y trabajar a distancia sin fallar en el intento

Dentro de esa complejidad vinculada a las relaciones de pareja, puede que una de las partes decida emigrar del país y es aquí donde tanto padres como hijos deben esforzarse por lograr una transición saludable que ayude a mantener la relación paterno/materno filial aun en la distancia.

En la actualidad es mucho más común ver casos en la oficina, de familias donde la custodia de los niños es compartida y uno de los padres está en otro país. El perfil promedio de estas familias incluye que los niños viajan a pasar tiempo con el padre que no ven a diario, en todas o algunas de sus vacaciones escolares, lo que representa un tiempo de diversión para los niños.

El factor distancia provoca diversos panoramas –como los cambios de horarios, las exigencias del trabajo y la falta de tiempo – que podrían complicar cualquier relación, ya sea de amistad, íntima o familiar. Los padres, por ejemplo, pueden experimentar sentimientos de miedo, tristeza, frustración, coraje, soledad y abandono si sus hijos no se comunican con frecuencia, según ambos expertos.

Los hijos, por su parte, tendrán las expectativas que el padre a distancia le haya fomentado y habituado en ellos.  Se puede crear expectativas orientando al niño sobre la naturaleza y frecuencia de la comunicación que tendrán y las épocas estimadas en las que se visitarán.

Mantener la comunicación durante el resto del año será uno de los retos de la relación pero se debe de buscar la mejor manera para mantenerse cercanos. Cuando la separación resulta una crisis muy fuerte para el niño o adolescente, se recomienda apoyo psicológico.