Si eres mamá primeriza debes conocer estos tips

Si eres mamá primeriza debes conocer estos tips

Convertirse en madre es una etapa muy especial, increíble y desafiante para las mujeres. Sin embargo, puede ser estresante si eres mamá primeriza y no conoces aún el cuidado que hay que darle a un bebé. Te sentirás feliz, emocionada, preocupada, tal vez frustrada. 

Pero tranquila a continuación, te presentamos algunos tips para evitar que la ansiedad y la preocupación se apoderen de ti: 

  1. Descansa

Duerme tanto como lo necesites, ya que la falta de sueño hará que todo parezca aún más difícil. Si tu bebé no te deja dormir de noche, duerme durante el día mientras el pequeño se echa una siesta. Aunque no logres conciliar el sueño, el simple hecho de cerrar los ojos y respirar profundamente te ayudará a relajarte. 

  1. Aliméntate de forma nutritiva.

Evita la comida chatarra, la cual puede aumentar tu ansiedad. Evita también el alcohol, un depresivo asociado con trastornos del sueño, y la cafeína, un estimulante que puede provocar ansiedad e interferir con los patrones de sueño. 

  1. Los cambios de humor son normales.

Debido al cambio hormonal que experimenta el cuerpo, puedes sentirte triste, irritable o feliz durante las seis semanas después del parto. 

  1. Haz ejercicios moderados.

Caminar de 20 a 30 minutos, dos o tres días a la semana es lo ideal. Si no logras incluir caminatas en tu rutina, procura andar o subir y bajar escaleras siempre que puedas. 

  1. Haz tiempo para ti misma.

Es indispensable para tu bienestar emocional. Haz una lista de las cosas que te gusta hacer y "regálate" una o varias de ellas en los días que necesites subir el ánimo. 

  1. No te obsesiones con la limpieza.

Es importante tener una buena higiene tanto del bebé como de las cosas que lo rodean, pero no exageres, ya que ellos necesitan algunas bacterias para desarrollar sus propias defensas. 

  1. Aprende algunas técnicas para calmar al bebé.

Todos los bebés son diferentes y les gustan cosas diferentes, pero un masaje delicado puede ser una forma efectiva de calmar a tu bebé y consolarlo cuando está molesto. Calienta una crema o loción para bebé en tus manos y comienza por su frente, sigue por la nariz, mejillas y mentón, y termina en su cuello. Otra manera de calmar a tu bebé es cargarlo en un portabebés mientras haces las cosas de la casa