Si piensas que tu pequeño come de manera compulsiva, esta información es para ti

Si piensas que tu pequeño come de manera compulsiva, esta información es para ti

En la creencia popular sobre la crianza de los hijos, está la idea de que cuanto más coma un niño, mejor. 

Es probable que los papis estén encantados si desde el principio sus hijos comen de todo, comen mucho y no rechazan ningún alimento nuevo. Efectivamente, esto es una suerte y algo que mantener.

En cambio, es importante visualizar ciertos límites entre comer mucho y bien, y entre comer de manera descontrolada; debido a que esta conducta de comer se convierte de forma ansiosa.

Algunas de las señales que pueden indicarte que tu peque come de forma ansiosa son:

  1. Come más cantidad de la que necesita, especialmente si lo comparamos con otros niños de su edad.
  2. Come muy rápido, siempre termina antes que los demás.
  3. Una vez que ha terminado, a menudo pide más.
  4. Mientras come se le ve nervioso, muy centrado en el acto de comer.
  5. Tiende a comer entre horas y a quejarse de tener hambre.
  6. Frecuentemente hace visitas a la cocina, concretamente al refrigerador o despensa.
  7. Piensa demasiado en el momento de las comidas, anticipándose antes de que llegue.

Los niños comen con esta ansiedad porque se sienten nerviosos por otras cuestiones que les preocupan y su forma de resolverlo y aliviarse es comiendo de manera compulsiva.

Suele ser necesario localizar el motivo real que genera en los niños esa ansiedad, para poder resolverlo y reducir así su ansia y obsesión por la comida. Si esto no se atiende desde un principio, puede dar lugar a trastornos alimentarios en un futuro.