Tips para hacer las papillas en casa

Tips para hacer las papillas en casa

Preparar tú misma la comida de tu bebé, es fácil, eficaz y económico. En vez de gastar dinero en comida para bebé envasada, puedes usar frutas y verduras frescas, granos y carne que tengas a la mano. Tal vez lo mejor de todo sea que sabrás exactamente qué le estás dando de comer a tu bebé. Como beneficio adicional, al preparar sus alimentos tú misma, haces que tu bebé se acostumbre a comer igual que el resto de la familia, una práctica que podría valer la pena cuando tenga 2 ó 3 años, edad en la que por lo general los niños son más quisquillosos en cuanto a la comida.

Necesitarás algo para moler o hacer puré la comida. Una licuadora o un procesador de alimentos funcionará, pero un molinillo que se opera manualmente con distintas aspas para obtener diferentes texturas en los alimentos es muy práctico, y lo más conveniente para preparar comidas fuera de casa.

Elige las frutas y verduras más frescas (muchos padres de familia optan por los alimentos orgánicos cuando es posible) y trata de usar lo que compras en uno o dos días. Cuando no hay frutas o verduras frescas disponibles, comprar las congeladas es una buena opción. Buenas frutas para empezar incluyen las manzanas, chabacanos, plátanos, arándanos, mangos, duraznos, peras, ciruelas y ciruelas pasas.

Las verduras buenas para probar incluyen puntas de espárragos, aguacates, zanahorias, chícharos, papas, pimientos, camotes y calabazas, pero no te limites a éstos. Para algunos bebés el maíz es difícil de digerir, y algunos incluso son alérgicos. Otros tienen dificultades con los gases después de comer brócoli o coliflor, así que tal vez prefieras posponer la introducción de estas verduras en la dieta de tu bebé.