Tips para preparar a papá para el parto

Tips para preparar a papá para el parto

Es recomendable que hables con tu pareja sobre los sentimientos que le produce el parto. ¿Le desagradan mucho los procedimientos médicos? ¿No le gusta la sangre? ¿Se siente incómodo respecto a cómo relacionarse con el personal del hospital? Si sabes cómo se siente él con respecto a estas situaciones, podrás hacerte una mejor idea de lo que puedes esperar de tu compañero.

Hay varios estudios (University College, Londres) que indican que la parte que más nerviosos pone a los papás durante el parto, es el hecho de no poder eliminar el dolor o las molestias que está sintiendo su esposa. Por lo general, a los hombres les gusta poder "arreglar" las cosas que no están yendo bien para sus seres queridos y su familia, y durante el parto hay etapas en las que lo único que puede hacer el hombre (aparte de apoyar a su esposa) es esperar.

Habla con tu esposo sobre cómo se imagina su papel durante el parto y qué es lo que le gustaría, o no le gustaría, hacer. Pero habla también sobre el tipo de apoyo que tú esperas recibir de él. Ten en cuenta, sin embargo, que en ocasiones el tipo de acciones que planearon al principio, pueden no funcionarte luego. Por ejemplo, ahora te puede parecer una buena idea el que él te dé masajes durante el parto y sin embargo, durante el parto, esto te puede resultar molesto.

Es importante que tu pareja no se tome cualquier tipo de rechazo como algo personal. Durante el proceso del alumbramiento, o durante algunas etapas del parto, probablemente estarás "dentro de ti", concentrada en la gran tarea de traer a tu bebé al mundo y sólo tú sabrás en ese momento qué es lo que te ayuda y qué es lo que no.

El papel que tu esposo desempeñará durante el parto dependerá de su carácter y de cómo se sienta con toda la situación. Sin embargo, parece que hay una tendencia entre los papás latinos a apoyar a sus esposas de una forma específica. Según el mismo estudio realizado al respecto, la forma que tienen muchos padres latinos de ayudar a sus esposas es sentándose a su lado, tomándoles la mano y diciéndoles palabras cariñosas y de ánimo. Es más, las mujeres a las que se entrevistó afirmaron que les gustó mucho este tipo de apoyo por parte de sus parejas.