¿Tus peques ven demasiada televisión?

¿Tus peques ven demasiada televisión?

Las recomendaciones de los expertos apuntan a limitar la exposición a la televisión durante la primera infancia, e incluso evitarla antes de los dos años, pues son bastante negativos los efectos de que los niños vean demasiada televisión.

Se ha llevado a cabo una investigación para comprobar cuáles son los efectos de la exposición a la televisión durante la primera infancia y hasta cuándo duran (estudio publicado en Archivos de Pediatría y Medicina Adolescente). Aunque se esperaba que desaparecieran hacia los siete años, aún a los diez años se notaba el impacto perjudicial de excesivas horas de tele.

Los niños tenían un peor desempeño en la escuela, baja participación escolar, eran más sedentarios y consumían más comida chatarra. Los autores del estudio hicieron un seguimiento de más de 1,300 niños teniendo en cuenta cuántas horas de televisión veían a los dos años y cinco meses de edad y nuevamente a los cuatro años y cinco meses.

El promedio entre los más pequeños era de nueve horas y entre los mayores de quince horas semanales, superando el límite recomendado de dos horas diarias. A esos niños se los evaluó nuevamente al cumplir los diez años y aquellos que habían estado más expuestos a la televisión tuvieron menores niveles de participación en clase y peores calificaciones en matemática. También eran menos propensos a la actividad física, lo eran más al consumo de bebidas gaseosas y tenían mayor índice de masa corporal.

Son las consecuencias de exponer a la televisión en exceso a los niños en la primera infancia, cuando su cerebro está en pleno desarrollo y cuando se sientan las bases de una conducta de vida.

El tiempo dedicado a la televisión es tiempo “robado” a actividades más enriquecedoras para su desarrollo tanto intelectual como cognitivo y motor. No quiere decir que ver programas educativos no sea positivo, hay algunos muy buenos, pero sin excesos. Actividades como leer un libro, jugar o hacer ejercicio no deberían ser reemplazadas por horas frente al televisor, pues como vemos los efectos son perjudiciales para el desarrollo y la salud de los más pequeños.